presentada por
Menú
Dos puntos perdidos

Bayern desperdicia un 'gran paso'

Después del partido los jugadores, entrenadores y directivos de los dos equipos estaban de acuerdo: el partido número 85 entre los dos equipos del sur de Alemania, VfB Stuttgart y FC Bayern, "no merecía ningún ganador", como opinó Uli Hoeness tras el empate sin goles en el estadio Mercedes-Benz-Arena de Stuttgart. "Un empate en Stuttgart no es tan malo, al final hay que estar contentos", valoraba el directivo.

Para el FC Bayern, que con este resultado lleva cuatro partidos seguidos sin perder, suponía el cuarto empate esta temporada. Un paso atrás en su camino de llegar a la cabeza de la tabla. Sobre todo por que algunos de los otros equipos tampoco pudieron ganar, por lo que se perdió una oportunidad de reducir los cuatro puntos de desventaja. "Realmente un punto fuera de casa está bien. Pero cuando se quiere alcanzar el liderato, se necesitan los tres puntos", afirmaba Philipp Lahm.

A excepción de un comienzo con mucha determinación por parte del Stuttgart, que con los últimos resultados se encontraba en una crisis (Hoeness: "hemos jugado contra un contrario, que se la jugaba"), el Bayern tuvo el encuentro, al que asistieron 42.000 espectadores, totalmente controlado. Únicamente en el juego de ataque no funcionaron las cosas para el equipo de Louis van Gaal, tan solo cuantro días después de ganar 0:4 en Frankfurt.

"Tuvimos más posesión de balón, pero no creamos ocasiones", analizó Van Gaal, sabedor de que en ello tuvo mucho que ver el contrario. "Hoy fue más difícil que en Frankfurt, porque el Stuttgart estaba más organizado y lo ha dado todo. Creo que el empate es justo y estoy satisfecho", explicó el entranador holandés.

"No tuvimos muchas ocasiones, pero el Stuttgart a excepción de los primeros 15 minutos, tuvo todavía menos. El 0:0 es justo. Tenemos que estar satisfechos con el punto conseguido", opinó Mario Gómez tras el "emocionante" regreso a su antiguo club. "Me hubiera gustado llevarnos una victoria", se lamentaba el delantero por los dos puntos perdidos. "Podíamos haber dado un gran paso".

Pero en el Bayern no querían darle muchas vueltas al partido en Stuttgart y al abandonar el estadio, la vista estaba ya puesta en el próximo martes, cuando el Girondins de Burdeos visita Múnich para jugar el partido de vuelta de la Liga de Campeones. "Es muy importante. Tenemos que ganar en casa y con el apoyo de los aficionados queremos demostrar de lo que somos capaces", dijo Philipp Lahm.

Mientras Hoeness ve al equipo en la Bundesliga por el buen camino ("antes de Navidades seremos los primeros"), en la Champions League el directivo reconocía estar "bastante nervioso". "En la Champions queremos llegar lejos, no hay excusas. El martes tenemos que ganar", pedía el directivo.