presentada por
Menú
Conejo de Duracell croata

El increíble Olic: garra y corazón

Su pase no costó nada, pero para el Bayern Ivica Olic ha sido desde hace tiempo una decisión afortunada. Incansable como el conejo de la publicidad de Duracell, el croata corrió sin parar en la victoria 4-1 ante la Juventus en el Estadio Olímpico de Turín. “Pero en los últimos 10 minutos, el conejo estaba acabado”, bromeó el jugador de 30 años tras su gran partido, acerca de su cambio, cuando el partido ya estaba decidido.

Ya en la victoria 1-0 ante el Maccabi Haifa, el jugador que llegó gratis desde el Hamburgo durante el verano, había marcado el gol del partido. El martes por la noche pegó primero un cabezazo en el poste, luego provocó el penalti del 1-1 y luego marcó, una vez más, el decisivo 2-1. “Jugamos un fútbol espectacular”, consideró el goleador. El elogio colectivo vale perfectamente para él. Olic es un jugador modesto, pero con corazón y pasión, en el campo de juego deja absolutamente todo.

El delantero ex Hamburgo había sido baja por unas semanas debido a una lesión en la pantorrilla y fue echado de menos por un equipo, que lo tiene como ejemplo de fuerza de voluntad. “Increíble lo que corrió gente como Olic”, reconoció Karl-Heinz Rummenigge.

Incluso Van Gaal, que no contaba especialmente con Olic antes de la temporada, está cada vez más sorprendido con este luchador incansable. “No hay mucho jugadores como él”, dijo el entrenador del Bayern: “Contagia a todo el equipo con su espíritu”. Además, el favorito del público anota goles importantes. En total, “Ivi” ha marcado 5 goles en Champions y Bundesliga. “Este ha sido con seguridad mi mejor partido para un club”, señaló Olic el martes por la noche.

Y el croata no se conforma con lo hecho. “Espero que sigamos así, y que el año que viene tengamos más motivos para festejar en Champions”, indicó el héroe de Turín y destacó: “Todo el mundo ha visto este partido y pudo comprobar que Bayern puede desplegar un buen fútbol”.