presentada por
Menú
Dúo goleador

Gracias a “Golic”, rumbo al título

Un jugador que se ha destacado en un partido, escucha raramente de los labios de Louis van Gaal un halago; al entrenador holandés no le gusta elevar a uno de los integrantes del equipo por encima de los otros, para él cuenta sólo lo colectivo: “nunca me embarga la euforia en torno a un jugador, la euforia me embarga en torno al equipo completo, fútbol es un deporte colectivo” declaró en la conferencia de prensa al terminar el partido en Turín.

Habría suficiente para hablar de valores individuales en estos momentos, por ejemplo del dúo goleador Ivica Olic y Mario Gómez, con quienes, desde que están juntos en el plantel titular, el bayern ha conseguido 5 victorias consecutivas. Olic ha marcado en ese tiempo 5 goles, Gómez cuatro, ambos han hecho dos pases gol: “Golic” tiene al Bayern rumbo al título.

“Volvió a ser divertido, ganamos los partidos y puedo aportar mi parte para obtener el título” dijo Gómez luego del 5-1 en Bochum este sábado en el que el delantero de la selección anotó su séptimo gol de la temporada, seis de ellos fueron el primero en el respectivo partido del Bayern, en Bochum su gol también fue el 1-0 que abrió el marcador y le marcó el camino al juego ofensivo.

Olic también ha marcado goles importantes: el del triunfo 1-0 sobre el Haifa, el 2-1 en Turín, el necesitado 2-0 en Hannover, y Bochum consiguió por primera vez dos anotaciones en el mismo partido vistiendo el uniforme del Bayern. “Todo el equipo trabaja muy bien en estos momentos, entonces es fácil jugar de delantero” dijo el croata con humildad.

El fenómeno Olic

Olic no es sólo muy importante para el equipo como goleador y surtidor de pases gol, el ex jugador del Hamburgo –que por culpa de una molestia de pantorrilla faltó durante varías semanas- impulsa al grupo con su disposición de lucha: “todos los equipos necesitan un jugador como él y nosotros estamos contentos de tenerlo” elogió el capitán Mark van Bommel.

“Hay que trabajar duro para llegar a la meta” es el lema de Olic, y lo vive cada minuto en la cancha. “A veces está al lado mío y tengo la impresión que va a caer desmayado, y de pronto, emprende una carrera de 40 metros a toda velocidad, es un fenómeno” cuanta Gómez.