presentada por
Menú
"Da gusto"

Schweinsteiger brilla en su nuevo papel

La “noche mágica” de Turín, como denominó el directivo del Bayern Karl-Heinz Rummenigge el triunfo 4-1 sobre Juventud, tuvo varios héroes y protagonistas, pero si de entre “el excelente rendimiento de todos” (Christian Nerlinger, director deportivo) hay que destacar a uno, entonces el nombre es el de Bastian Schweinsteiger.

“Él hizo su mejor partido desde que está en Munich” alabó Rummenigge al volante de 25 años que está en el club desde 1998. “Él ha jugado las últimas semanas de una forma excelente, él es un jugador muy importante en el mediocampo gracias a su seguridad en la entrega y a la forma como presiona hacia delante”.

Cuatro victorias en serie

La explosión en el rendimiento de Schweinsteiger en los días recientes tiene sus motivos, desde hace cuatro partidos el entrenador Louis van Gaal ha formado a la misma plantilla, colocándolo en el centro al lado del capitán Mark van Bommel. Los resultados en esos partidos hablan por sí mismos: 4 victorias y un Schweinsteiger muy activo.

Tanto contra Maccabi Haifa (116), Hannover 96 (88), Borussia Moenchengladbach (112) y Juventus Turín (83), el volante fue el jugador con más contacto con el balón; en los disparos a puerta también esta arriba en la lista.

Mayor radio de acción

“Estoy contento con mi papel, quiero jugar en esa posición y seguiré jugando en ella. Como 6 u 8 me siento muy cómodo, allí se tiene un mayor radio de acción, se tiene más contacto con el balón y se puede conducir el partido” dijo Schweinsteiger, quien agregó: “ya en las juveniles he jugado allí”.

“Da gusto jugar con él, ambos tenemos un gran ojo para encontrar los espacios libres, él es mucho más ofensivo que yo, pero podemos relevarnos en nuestros ataques” dijo van Bommel sobre el casi perfecto partido en Turín. Por su parte Schweinsteiger, refiriéndose a los comentarios de Rummenigge, sostuvo que “fue un gran partido, pero creo que también he hecho otros muy buenos con el uniforme del Bayern”.

Para fcbayern.de en Turín: Carsten Zimmermann