presentada por
Menú
'Y todo, sin Ribéry…'

El Bayern da 'un gran paso'

Y ahí estaba él, nuevamente en el centro de entrenamiento el domingo al mediodía. El cronómetro y el silbato colgados del cuello, las manos en los bolsillos de su chaqueta de invierno, observando detenidamente cómo entrenan los jugadores. Y siempre que se le ocurre algo, lo hace notar: ahí saca las manos de los bolsillos, gesticula, elogia, critica, aclara. Louis van Gaal, es otra vez el que lleva la voz de mando sobre el césped. Y el equipo lo escucha.

“Un equipo se da cuenta tras dos semanas si uno es un ciego o si tiene idea de algo“, dijo Christian Nerlinger, “los jugadores se dieron cuenta enseguida que él es de los que puede armar un equipo y desarrollarlo. Exactamente esa, fue la tarea de Van Gaal en su primer semestres como entrenador del Bayern.

Robben, Gómez, Olic, Badstuber, Müller... Cinco jugadores, es decir, casi la mitad del equipo cambió si se comparan los once que jugaron el viernes a (2:0 ante el Hoffenheim) con los del último partido de la temporada pasada. Incluso la forma de juego ha cambiado en su esencia. “Es realmente diferente cómo jugamos ahora. Hay una estructura, está claro a qué jugamos“, explicó Philipp Lahm.

'Fue todo un proceso'

Por supuesto, pasó un tiempo hasta que el nuevo entrenador y el nuevo equipo caminaran juntos la senda del triunfo. “Para el entrenador, la Bundesliga y el equipo eran un mundo nuevo, para nosotros también había muchas cosas nuevas“, recordó Jörg Butt, “fue todo un proceso“.

Un proceso que ya ha avanzado muchísimo. El 2-0 ante el Hoffenheim, el pasado viernes, fue la séptima victoria consecutiva en partidos oficiales. “Continuamos de la misma manera que terminamos antes de la pausa invernal. Eso es muy importante. Creo que fue un gran paso“, se mostró muy satisfecho, Van Gaal.

Rangnick ve el sello de Van Gaal

Pero el entrenador bávaro cree que aún hay mucho por mejorar. “En la primera parte no cerramos los espacios y erramos muchos pases“, señaló el holandés, “es algo que debemos charlar“. En la segunda parte “mostramos lo que sabemos hacer, y todo, sin Ribéry“.

También el entrenador del Hoffenheim, Ralf Rangnick, estaba sorprendido: “Sobre todo, cuando tienen el balón, se ve el sello de Louis van Gaal. Para cualquier equipo que lo enfrente, estar abajo en el marcador es una situación muy complicada“. Así y todo, el Bayern desperdició muchas oportunidades ante el Hoffenheim. “Podríamos haber marcado más goles“, dijo Mario Gómez, “pero hoy faltó el toque final ante la portería. Ese toque es el que tenemos que trabajar ahora“,

El próximo objetivo: Ribéry

El equipo debe ser aún más fuerte con Franck Ribéry. Tras un tiempo largo apartado por distintas lesiones, el francés está a punto de volver de una vez por todas. “Nos dará un gran envión y un toque extra de calidad“, está convencido Karl-Heinz Rummenigge. El próximo partido, el sábado que viene en Bremen, debería ser el del regreso de Ribéry, tras tres meses y medio.

Integrarlo en un equipo que ya funciona bien es el próximo desafío de Van Gaal, algo “difícil durante la temporada“, destacó el ex entrenador del Barcelona. Sin embargo, viéndolo a Van Gaal entrenando al equipo, es para creer lo contrario.