presentada por
Menú
El equipo, según Nerlinger

'Este año tiene que caer un título'

¡Al fin se puede dormir todo lo necesario! Al cuarto día de pretemporada en el centro de entrenamiento de Dubai, el entrenador Louis van Gaal le dio la mañana libre a su equipo. De todas formas, parte de la tropa del Bayern ya estaba el jueves por la mañana en la puerta del hotel. El director deportivo Christian Nerlinger, el portero Jörg Butt, los psicoterapeutas Gerry Hoffmann y Stephan Weickert, así como el psicólogo deportivo Philipp Laux, tenían un objetivo: el edificio más alto del mundo.

“Es un edificio impresionante, también en lo estético“, dijo Nerlinger tras visitar el Burj Dubai, el edificio más alto del mundo, inaugurado el último lunes. En sus 828 metros de altura, el rascacielos incluye, entre otras cosas, un hotel, viviendas de lujo y oficinas, y, por supuesto, una plataforma de observación en el piso 124, el objetivo del grupo del Bayern.

“Estros jugadores ya me confesaron que están contentos de que su entrenador no se llame Felix Magath“, bromeó Nerlinger. El ex director técnico del Bayern es conocido por los exigentes ejercicios en escaleras. “Hubiera sido un gran desafío para él“, agregó Nerlinger. Gracias a que no está Magath, los jugadores van en ascensor. Un viaje que dura sólo 60 segundos hasta alcanzar casi 450 metros de altura.

Los frutos del trabajo

La vista en el horizonte del paisaje y de lo deportivo. “Siento que este año va caer algún título“, confesó Nerlinger acerca de las impresiones del equipo en el centro de entrenamiento. “Se disfruta ver los jugadores. Trabajan muy concentrados y fuera del entrenamiento se divierten mucho“, contó el director deportivo.

La racha de victorias antes de la pausa invernal les hizo muy bien a todos, cree el director deportivo: “Se pueden ver los frutos del trabajo, que hay una evolución que pone al equipo en una senda positiva. Estoy cien por ciento convencido que hay un gran material humano para lograr grandes éxitos“, indicó Nerlinger.

La vuelta de Ribéry

Además, con Franck Ribéry el Bayern tiene un as de más en la manga. El francés, que estuvo gran parte de la primera ronda lesionado, aún no pudo entrenar con el equipo en Dubai por una infección en los dedos del pie (como informó fcbayern.de), pero, al respecto, Nerlinger “está tranquilo. Estoy contento de que pudimos dar con la solución para su rodilla lesionada. Fue una lesión complicada, con un pronóstico difícil. Pero ahora son sólo pequeñeces“, aseguró el director deportivo. “En uno o dos días, volverá a los entrenamientos“.