presentada por
Menú
El regalo: un gol

Un cumpleaños inolvidable

El mejor regaló se lo dio él mismo: un formidable gol de cobro de tiro libre en el minuto 78 del partido contra el Bremen que selló la victoria 3-2 del Bayern. Con él Arjen Robben coronó un rendimiento espectacular con el que celebró su cumpleaños 26; de todas formas, al finalizar el partido que fue el octavo triunfo consecutivo del equipo, el holandés no estaba del todo conforme.

“Con todo respeto por el Bremen, pero hoy deberíamos haber marcado 10 goles, tuvimos tantas oportunidades claras que no aprovechamos, entre ellas varias que yo mismo desperdicié” contó Robben, y sin perder el humor bromeó al decir “de no haber sido así habría logrado superar a Kiessling en la clasificación de goleadores”. El delantero del Leverkusen, el atacante más efectivo de la temporada, lleva en su cuenta 12 goles, mientras Robben tiene 5.

Ese quinto gol del holandés requirió un largo impulso si se tiene en cuenta que ya en el minuto 3 hubiera podido anotarlo, pero luego de enfrentar en solitario al arquero del Bremen, Tim Wiese, estrelló el balón en el poste. También en los minutos 31 y 53 Robben tuvo la oportunidad de aumentar su botín como goleador: “a veces los balones más fáciles no quieren entrar, y el más difícil se cuela en la red”, explicó.

Que Robben tuviera la oportunidad de ejecutar el tiro libre en el minuto 78, que se convirtió en una copia del gol conseguido por Holger Badstuber contra el Moenchengladbach, fue fruto de una decisión del entrenador Louis van Gaal durante la pausa. Durante los tiros de esquina cobrados por Badstuber en el primer tiempo, Robben –explicó van Gaal- “no estuvo donde debe” y ello generó dos contragolpes del Bremen.

¿Centro o tiro directo?

Para solucionar ese problema el entrenador asignó a Robben a los cobros y envió a Badstuber a asegurar las posiciones atrás para evitar sorpresas, y con ello se tuvo éxito. “Fue una buena idea” opinó Robben, quien le pegó al tiro libre con la intención de que éste fuera un centro rápido, que se fue directo al arco: “para mi alegría el balón entró perfecto”. El holandés añadió: “vamos por muy buen camino y estamos jugando un gran fútbol”.

“No se si quería centrar o cobrar directo, pero lo cierto es que se coló allí donde debía” dijo Lahm, quien cada vez armoniza mejor con Robben por la banda derecha. Daniel van Buyten entregó la mejor explicación sobre el gol de Robben: “habíamos planeado desperdiciar muchas oportunidades para que él pudiera anotar un gol el día de su cumpleaños”.