presentada por
Menú
Novena victoria en serie

“Demasiado compasivo” para el liderato

Faltando cinco minutos para el final del partido contra el Dortmund, Mario Gómez corría a enfrentar al arquero Marc Ziegler y la afición se levantó de sus asientos esperando el gol, y la consecuente conquista del liderato. Pero el delantero, en vez de disparar, decidió hacerle un pase a su compañero Ivica Olic, quien no contaba con recibir el balón; la oportunidad se desperdició. El marcador se mantuvo 3-1 (1-1), victoria ante el Dortmund, la novena en serie, y los jugadores del Bayern parecen estar disfrutando el demorar su arribo al liderato, y en vez de ello, acercarse poco a poco al primer lugar. Cumplida la jornada 22 del campeonato el club de Munich sólo tiene una desventaja de un gol frente al líder, Leverkusen.

“Quizás fui demasiado compasivo” declaró luego Gómez, “estaba seguro de que era 100 por ciento un gol pues si yo hubiera disparado existía la posibilidad de que el arquero pudiera detener, por eso le entregué a Ivi y no conté con que las cosas salieran mal”. Los seguidores del Bayern tendrán que tener un poco de paciencia hasta que su club se apodere definitivamente del primer lugar.

Christian Nerlinger observa con tranquilidad el ascenso a esa posición: “decisiva es la última jornada del campeonato, y eso lo sabe también el equipo. Determinante es la forma en la que nos presentamos, y hasta ahora luce muy estable, los espectadores disfrutan de un buen fútbol y por ello podemos tomar las cosas con calma”.

Los que no querían tomar las cosas con calma fueron los jugadores del Dortmund, que en la repleta Allianz Arena, ante 69.000 espectadores, presionaron a fondo durante los primeros 15 minutos del partido, y en el minuto 5 ya se habían ido en ventaja con gol de Mohamed Zidan.

Pero Mark van Bommel, con el gol número 100 del Bayern en partidos de local, logró igualar el marcador en el minuto 21. “Luego del 0-1 uno se puede complicar la vida, por fortuna logramos el empate antes de la pausa y al final ganamos justamente” comentó Joerg Butt.

Franck Ribéry se encargó de encaminar al Bayern por el camino del éxito; con dos pases mágicos a Robben (minuto 50) y a Gómez (minuto 65), creó los dos goles de la victoria. “Lo importante fue que inmediatamente después del 2-1 buscamos más goles” dijo Philipp Lahm; sin embargo en las estadísticas los muniqueses apenas probaron 11 veces tirar al arco, en tanto que el Dortmund lo hizo en 17 ocasiones, lo cual también comentó el lateral pensando en la conducta defensiva de sus compañeros.

“En la defensa permitimos demasiadas opciones de gol a los contrarios, eso viene así desde hace ya tres partidos y tenemos que recuperar el control sobre ello” dijo Lahm. Efectivamente el principal responsable de no haber encajado más goles fue el portero Butt, quien arriesgó todo y pudo evitar que Dortmund, en especial a través de su más peligroso atacante, el argentino Lucas Barrios, pudiera celebrar.

El portero, ofreciendo seguridad, fue nuevamente una de las piezas claves del equipo, que creyó en su fortaleza y no se empequeñeció. “Somos muy estables, no importa que estemos en desventaja 0-1, hacemos nuestro partido y nuestros goles” explicó van Bommel.

Con la victoria sobre el Dortmund, la novena en serie, el Bayern alcanza por cuarta vez esa marca, y de ganar también el duelo del próximo sábado contra el Nuremberg impondría un nuevo récord. 10 partidos seguidos sólo han ganado el Moenchengladbach y el Wolfsburgo –la temporada pasada-, además un triunfo podría significar también el liderato del campeonato. “Nos estamos acercando permanentemente y en algún momento seremos líderes” dijo el capitán Mark van Bommel y su compañero Bastian Schweinsteiger lo ratificó: “es sólo una cuestión de tiempo”.