presentada por
Menú
Una cuestión de actitud

El Bayern no se fía de 'David' Fürth

En Franconia Media, 230 kilómetros al norte de Múnich, la advertencia está escrita sobre una piedra. Dice: “Partido de la Copa Alemana, 14.8.1994” y abajo: “TSV Vestenbergsgreuth - FC Bayern München 1-0”. El antiguo equipo de liga bávaro registró para la eternidad su mayor victoria, y ahora, 16 años después, la lápida se eleva como un dedo índice desde el piso delante del club TSV.

Es que el miércoles por la noche, el Bayern enfrentará al SpVgg Greuther Fürth, el club que se formó en 1996 de la fusión entre el Vestenbergsgreuth y el SpVgg Fürth. En el reparto de roles ha cambiado poco hasta hoy en día: el Bayern continúa como favorito segundo en la tabla de la Bundesliga y por otro lado Fürth, octavo de la tabla de la segunda liga, un claro marginado. ¿Ya está todo dicho, entonces?

'No debemos presumir'

“Eso es lo que se piensa. Pero no es tan fácil”, enfatizó Mark van Bommel, quien no vivió en carne propia la vergonzosa derrota en la primera vuelta en agosto de 1994. Pero en la distribución de roles a nivel psicológico en un duelo del tipo “David contra Goliath” ha cambiado poco. “No debemos volvernos presumidos”, advirtió el capitán del equipo. Y también Ivica Olic dijo: “En principio parece un rival fácil, pero debemos concentrarnos al máximo”.

Esas palabras son seguramente del agrado de Louis van Gaal. El entrenador del Bayern, criticó a sus jugadores, a pesar del triunfo del pasado sábado ante el Wolfsburgo por 3-1, la décima victoria consecutiva. Van Gaal se mostró enfadado, porque el equipo puso en peligro la victoria por falta de concentración. Y esa crítica se hizo sentir. “También opinamos que no hemos jugado bien”, dijo Van Bommel.

La decisión en la cabeza

El capitán del Bayern notó falta de “concentración” y “técnica” en Wolfsburgo. “Jugamos muy relajados, tuvimos demasiadas pérdidas innecesarias del balón. Nunca habíamos dado tantas oportunidades a un rival, como en este partido“. El entrenador Van Gaal llamó la atención a sus jugadores en el momento preciso, para que se mantengan siempre concentrados. Ya que justamente un encuentro como ante el Fürth, se decide en la cabeza“.

Con pasión, garra y decisión, el Vestenbergsgreuth derrotó al Bayern hace 16 años. Una actitud similar es la que esperan los hombres de Van Gaal ahora. “ Fürth no tiene nada que perder. Van a dar seguramente más del 100 por ciento“, considera Olic. “Debemos estar atentos“, opina Van Bommel, “en un partido se puede perder mucho de lo conseguido hasta ahora“. Esto vale especialmente en la Copa Alemana, en la que una derrota significa quedar afuera. Una piedra en Franconia Media lo recuerda.