presentada por
Menú
Empate con sabor amargo

El Bayern se enfada por 'perder dos puntos'

Tras empatara 1-1 ante el Núremberg y cortar así la racha de victorias consecutivas, Mario Gómez tenía esperanza. “Con las victorias no logramos pasar a Leverkusen, así que tal vez lo logremos con el empate”, dijo el delantero del Bayern el sábado en el estadio easyCredit de Núremberg.

Las cuenta no le salieron bien a Gómez, ya que el Leverkusen también logró un punto con el empate por 2-2 ante el Werder Bremen y sigue ocupando por una diferencia de sólo un gol, el primer lugar. Por lo tanto, después de 23 fechas, Bayern y Bayer continúan cabeza a cabeza luchando por el campeonato. El Schalke, tercero de la tabla, los sigue a cuatro puntos tras haber perdido ante el Wolfsburgo por 1-2.

Este fin de semana, el Bayern tenía la oportunidad de colocarse puntero. Con 13 victorias consecutivas en partidos oficiales, eran máximos favoritos en el derbi número 180 ante el Núremberg. Pero finalmente sólo lograron un empate ante el 17º de la tabla de posiciones, que festejaron eufóricamente el resultado. “Ganamos un punto”, dijo Andreas Ottl, al volver a encontrarse con sus ex colegas de Múnich. “Hemos dado otro paso en la dirección correcta”.

Para Mark van Bommel y cía, en cambio, fueron “dos puntos perdidos en la lucha por el campeonato”, como dijo el capitán. Parece ser que los jugadores del equipo muniqués emprendieron desilusionados el viaje de regreso de dos horas en bus a Múnich. “Es triste para nosotros”, dijo el defensor del seleccionado Philipp Lahm. Durante los 90 minutos el equipo de Louis van Gaal fue el equipo dominante y gracias al séptimo gol de la temporada de Thomas Müller en el minuto 38, se colocaron merecidamente en ventaja. Pero Ilkay Gündogan del Núremberg aprovechó la primera ocasión para marcar el empate en el minuto 53.

“Nos dormimos“, dijo Lahm sobre la jugada que originó el gol de Núremberg. Primero, Gómez y Holger Badstuber no presionaron lo suficiente a Mike Frantz, que llevaba el balón, y, luego, Martín Demichelis, estuvo un paso más lento en el área ante Eric-Maxim Choupo-Moting. “Tuvimos un momento de desconcetración“, opinó Arjen Robben, quien salió reemplazado (“Estaba cansado“). Fue la única ocasión real del Núrember o como lo graficó Gómez, “la única vez que hubo más de un jugador rival con el balón en nuestra área“.

El equipo muniqués, en cambio, tuvo algunas buenas oportunidades ante el “Núremberg”, que presentó un esquema extremadamente defensivo. “Tuvimos casi 70% de posesión del balón, oportunidades de gol claramente mejores y anotamos el 1-0. Pero no aprovechamos la ventaja para mantenernos con calma y marcar el 2-0. Núremberg esperó su oportunidad y la aprovechó”, analizó Jörg Butt.

Van Gaal sólo molesto con el resultado

Por eso los del Bayern se mostraron descontentos al hacer el balance del partido. “Hicimos un buen partido durante 90 minutos, pero lamentablemente sólo anotamos un gol. Nuestro rival, en cambio, no jugó al fútbol en los 90 minutos, sólo defendió y convirtió un gol”, dijo Gómez, que en el minuto 77 tuvo la oportunidad de anotar el gol del triunfo, pero que frustró Raphael Schäfer con una magnífica reacción. “Podemos estar conformes con nuestro juego, pero no con el resultado”, dijo Van Bommel: “Prácticamente no tenemos reproches que hacernos”.

También Van Gaal, que al finalizar el encuentro se defendió ante la pregunta crítica de un reportero, comparte esa opinión. “Intentamos todo e hicimos un buen partido. Jugamos mejor que en los últimos partidos pero no anotamos los goles necesarios”, dijo el holandés que con su equipo no sólo dejó escapar la punta de la tabla de posiciones, sino también anotar un nuevo récord en la Bundesliga (10 victorias consecutivas). “Es una pena”, dijo, “antes le había dicho a mis jugadores que podíamos hacer historia”.