presentada por
Menú
'Somos más fuertes'

Optimismo en la lucha cabeza a cabeza

¿Será debido a la temperatura más agradable? Tras semanas de frío con temperaturas de varios grados bajo cero, la primavera regaló este lunes un adelanto de sol y unos 8 grados en Múnich. ¿O tal vez será gracias a Per Mertesacker? El defensa central del Werder Bremer marcó el empate en los últimos minutos ante el Bayer Leverkusen, y volvió a dejar todo como estaba antes. De una forma u otra, el buen clima reinaba en el campo de entrenamiento del Bayern.

“Muy bien hecho, muy bien”, elogiaba el entrenador Louis van Gaal a sus jugadores tras el entrenamiento de casi 80 minutos. Antes también había alzado la voz para motivar a sus jugadores durante los ejercicios de velocidad o con pelota.

La decepción por los dos puntos perdidos el sábado en el 180º derbi bávaro todavía seguía dando vuelta en las cabezas de los jugadores. “Aún estamos molestos por 1-1 ante el Núremberg. Deberíamos haber ganado el partido”, dijo Bastian Schweinsteiger en entrevista con fcbayern.de.

El motor del centro del campo del Bayern se alegró de todas formas por la ayuda que llegó desde Wolfsburgo y Bremen. “Han hecho muy bien su trabajo”, declaró un sonriente Schweinsteiger y le agradeció especialmente a su compañero del seleccionado alemán, Mertesacker: “Es muy amable de su parte habernos ayudado un poco. Fue muy importante que haya marcado el empate, así se mantiene la diferencia de sólo un gol con el Leverkusen”. Con la victoria del Wolfsburgo ante el Schalke, el Bayern aumentó en un punto la ventaja con el tercero.

Pendientes de Van Buyten

Después de la 23ª fecha, todo parece indicar que la lucha por el título será cabeza a cabeza entre el Leverkusen y el Bayern. “Tenemos que concentrarnos en nosotros. Leverkusen es fuerte, pero nosotros lo somos más”, dice Thomas Müller convencido y acentúa: “Queremos ser líderes y ganar la ensaladera”. La próxima parada hacia ese objetivo es el Hamburgo.

El lunes, además de Arjen Robben y Franck Ribéry, no se entrenaron los dos delanteros Ivica Olic y Mario Gómez. El motivo no es otro que el de cuidarlos, según informó Van Gaal. Tampoco entrenó Daniel van Buyten. Los del Bayern esperan que el jefe de la defensa pueda reponerse de su desgarro en la pantorrilla a tiempo para el partido contra su ex club.

Recargar energías en dos días

Pero primero una merecida pausa. Van Gaal dio dos días de descanso el martes y miércoles. Recién el jueves seguirán los preparativos para el choque norte-sur ante HSV, próximo rival en la lucha por el título. Leverkusen jugará el sábado de local ante el Colonia. “Tenemos que conseguir los tres puntos”, dijo Schweinsteiger, “da igual cómo”.