presentada por
Menú
Contrato, aniversario, cumpleaños

Todo al mismo tiempo

Cuando el árbitro pitó el final del partido del sábado pasado contra el Maguncia, a Daniel van Buyten el balón le cayó en sus pies, él se encontraba detrás de la línea de mitad de cancha y al verlo rodar lo pateó con todas sus fuerzas y éste terminó anidado en el arco. Así empezó la semana del belga.

El jueves pasado van Buyten firmó una extensión de su contrato con el Bayern hasta el 2012, el sábado jugará su partido 150 en la bundesliga y el domingo celebrará su cumpleaños 32. Para el defensor central el mundo está en orden: “mi familia y yo nos sentimos muy bien aquí” dijo al recibir el miércoles la oferta del Bayern que al día siguiente devolvió firmada.

“En otro lugar hubiera ganado más dinero, tenía buenas ofertas del exterior, pero estoy muy cómodo aquí” explicó van Buyten las razones que lo llevaron a permanecer en Munich sin necesidad de profundas reflexiones.

Él está floreciendo

“Me puso muy feliz que el club hubiera decidido seguir contando conmigo por dos años más” dijo el central refiriéndose a la tendencia del Bayern de firmar sólo contratos de un año con jugadores mayores de 30 años. “Eso hubiera sido demasiado poco” declaró el belga de 196 centímetros que asegura estar físicamente “muy fuerte”.

En la cancha van Buyten vive una especie de “segunda primavera” esta temporada. “Él está floreciendo, atrás barre con todo y adelante marca goles importantes” opinó Mario Gómez, mientras el belga mismo le atribuye su rendimiento al entrenador Louis van Gaal: “con él he mejorado, él ha sacado cosas de mí que yo mismo no hubiera pensado que tenía”.

Petición a Ribéry

Ahora quiere conseguir grandes cosas en los próximos dos años con el Bayern, tanto nacional como internacionalmente: “el club tiene grandes perspectivas de ganar la Champions League en los años que vienen”. Van Buyten considera que lo único que le falta para alcanzar la felicidad completa es que su amigo Franck Ribéry decida quedarse en Munich, “eso me alegraría”.

“Yo le he dicho con frecuencia que mire cómo vive aquí, cómo juega, cuánto reconocimiento recibe. Eso no es así en todos lados”, dice, y espera que su firma en un nuevo contrato aporte para convencer al francés: “eso es un dos por ciento más a favor de que él se quede, pero no se si es suficiente” concluyó.