presentada por
Menú
"El corazón palpita"

Alaba & Cía. alegran al Bayern

Hay pocos trofeos que documenten el éxito de las divisiones juveniles del Bayern, ellos están en una pared del sótano del edificio de oficinas de la sede deportiva, donde los equipos Sub19 y Sub17 tienen sus vestuarios; se trata de camisetas enmarcadas con dedicatorias personales de Philipp Lahm, Piotr Trochowski, Mats Hummels y otros tantos jugadores formados por el club que lograron dar el salto al fútbol profesional.

En esta temporada esa “Pared de la fama” no sólo es testimonio del gran trabajo en la cantera, también del beneficio que lleva al equipo profesional, que en su reciente partido en Florencia, en octavos de final de la Champions League, presentó durante 90 minutos a cinco jugadores que salieron de ella: Bastian Schweinsteiger, Philipp Lahm, Holger Badstuber, Thomas Mueller y David Alaba.

En el equipo a través de los entrenamientos

“El corazón palpita de emoción, no sólo el mío, también el de todo el departamento de inferiores” se alegra Hermann Gerland al conversar sobre el tema con fcbayern.de, él entrenó durante varios años, con éxito, esa división y hoy, como asistente de van Gaal, es el más importante puente entre los profesionales y los juveniles. “Louis van Gaal constantemente me pregunta ¿quién es bueno?, pero principalmente él ve la calidad de los jóvenes en los entrenamientos” cuenta.

El jueves cinco juveniles entrenaron con los profesionales, “primero vienen a las prácticas, luego ingresan a la nomina, y si juegan deben rendir” describe Lahm el trayecto que se recorre del segundo al primer equipo. Él mismo dio estos pasos, esta temporada lo hicieron Mueller, Badstuber, Contento y Alaba, quien ingresó, además, a la historia del Bayern como el jugador más joven en vestir su uniforme en la Champions League.

Van Gaal, el forjador de talentos

Que esta temporada tantos juveniles hayan recibido una oportunidad se le debe al entrenador: “Louis van Gaal tiene el valor de dejarlos jugar incluso en partidos tan importantes como el de Florencia; ese valor no lo tienen todos” explicó Gerland. Van Gaal ya tiene fama como forjador de talentos: “a Seedorf lo puse a jugar con los profesionales cuando apenas tenía 16 años” cuenta el entrenador del Bayern, quien ya en Ajax Ámsterdam (Seedorf y Patrick Kluivert entre otros) y Barcelona (Xavi y Andrés Iniesta son sólo dos ejemplos), ayudó a nuevos valores a convertirse en estrellas.

En Múnich él tampoco guarda reservas y continuamente le da oportunidad a los recién llegados; “para un jugador como yo, él llegó en el momento oportuno” dice Badstuber, quien junto a Mueller es titular del equipo en su primer año como profesional. Llama la atención cuanta cercanía desarrollan los jóvenes con los profesionales, pero ello no sorprende a Gerland: “ellos gozaron de una buena formación, tienen gran calidad y los jugadores más experimentados les colaboran en la cancha”.

”Nada qué perder”

El capitán del Bayern, Mark van Bommel, recuerda sus primeros pasos como profesional: “siempre miré cómo se comportaban bajo presión los más experimentados, así aprendí mucho. Creo que Holger, Thomas, Diego, David y Mehmet (Ekici) hacen lo mismo”. Para él es determinante la gran calidad en la nomina del club ya que “entonces uno se ajusta al nivel, y si el nivel ya es alto en los entrenamientos, ellos se acostumbran a dar más”.

El debut en la Champions League de Alaba, de apenas 17 años, no le causa ninguna preocupación al capitán; tampoco a Mueller, quien dice a partir de su propia experiencia “en el primer partido uno entra y no piensa en nada, nadie tiene grandes expectativas en torno tuyo, no tienes nada qué perder, se puede jugar y dar todo de ti” explica el desde hace poco jugador nacional con el seleccionado alemán, y agrega “la cosa se pone más difícil cuando los medios de comunicación y el jugador rival se fijan en ti, pero entonces uno debe procurar mantener la estabilidad y no pensar demasiado”.

El gran ojo de Gerland

Mueller también cuenta que es de gran ayuda que haya muchos jugadores jóvenes en el plantel, “se puede hablar con ellos y darse cuenta que ellos también lo lograron”. Además, allí está Gerland, “siempre dispuesto a escuchar”. Él tiene un gran ojo y al respecto comenta “creo que muy temprano reconozco a aquellos que tienen madera para llegar al profesionalismo, sobre Alaba ya hace dos años había anunciado que era un jugador excelente que terminaría pronto con los profesionales”.

Por su edad, Alaba pertenece a la Sub19 pero desde el inicio de la temporada es parte de la plantilla del segundo equipo. “Todos los que estuvieron en capacidad de dar el paso del equipo juvenil al de segunda división en su primer año, lograron llegar a ser profesionales: Schweinsteiger, Trochowski, Hummels y otros tantos”. De todos ellos hay camisetas con su firma en la “Pared de la fama” en las cabinas de los equipos de las divisiones inferiores.