presentada por
Menú
La punta defendida

Bayern, entre la alegría y la autocrítica

Cinco minutos después del pitido final se seguía festejando en el estadio Allianz Arena. En la pantalla gigante se podía ver la tabla de posiciones actualizada y los seguidores celebrando el liderazgo del Bayern. Sin embargo, 20 minutos antes habían estado sufriendo. El equipo local estaba 0-1 abajo ante el Freiburgo, y el Schalke 04 (2-1 ante el Stuttgart) superaba momentáneamente en la tabla a los muniqueses. Pero apareció Robben, y todos a festejar.

En un lapso de sólo siete minutos, el holandés puso el balón en el fondo de la portería visitante, primero con un tiro libre (minuto 76), luego desde los once pasos (83’). Así, el Bayern ganó 2-1, superó el acoso del Schalke y mantuvo la punta de la tabla de posiciones de la Bundesliga. “Debemos dar gracias a Dios de haber ganado otra vez”, respiraba aliviado Karl-Heinz Rummenigge. Christian Nerlinger decía: “Hoy, simplemente, estamos contentos de haber sumado los tres puntos”.

Cuatro días después del pase a cuartos de final de la Liga de Campeones, el director deportivo del Bayern dijo que esperaba un “partido con mucha fricción. Y así fue”. Sobre todo en la primera etapa, los bávaros tuvieron que hacer un gran esfuerzo ante un equipo que lucha por no descender. “Lo sé por propia experiencia: tras el partido de Florencia, es muy difícil jugar antes un equipo como el Freiburgo”, opinaba Rummenigge, “es una combinación de cansancio y la idea de esperar un partido fácil ante el anteúltimo de la tabla”.

Pero al final, el equipo mereció el triunfo tras mejorar su rendimiento tras la pausa. Ahí aparecieron dos virtudes características del Bayern: primero, la peligrosidad frente al arco rival en pelotas paradas. Ambos goles se dieron en ese contexto. Por eso, Louis van Gaal consideró que hubo “algo de suerte” en ambas anotaciones, “pero sabemos que Robben es también parte de nuestra calidad”. Con cinco goles marcados de tiro libre, el FC Bayern es puntero, tres de ellos los convirtió Robben.

La otra virtud, es algo que no ocurre por primera vez en esta temporada, y es la capacidad de los muniqueses de meter una marcha más durante el partido. “Esto es una señal de calidad de este equipo”, opinaba Nerlinger, quien consideró el primer tiempo “un poco deprimente, pero luego pusimos una marcha más”.

'Se corrió poco, faltó agresividad'

El Bayern llegó al entretiempo 0-1 abajo tras el gol de Cedrick Makiadi en el minuto 31. "En la primera etapa jugamos mal. No le encontramos la vuelta al partido, corrimos poco, faltó agresividad”, explicaba Rummenigge. Nerlinger extraño en los primeros 45 minutos “muchos atributos que normalmente nos llevan a la victoria, y además se hace muy difícil ante un candidato al descenso como el Freiburgo”.

Van Gaal cree que el equipo contrario estaba “muy bien organizado. Se nos hizo muy difícil, pero nosotros tampoco mantuvimos las posiciones. Cuando un rival juega de manera tan defensiva, tenemos que mantener las posiciones. Eso no lo logramos hoy. Eso fue también la consecuencia del gol que nos marcaron”.

'No soñar, sino trabajar'

En el entretiempo, Van Gaal no sólo encontró las palabras, sino los cambios indicados. Olic en la banda izquierda, Klose de punta, Müller un poco más retrasado. Y de pronto, todo funcionó mejor en el equipo. “Desde el primer minuto de la segunda etapa dominamos el juego y creamos muchas ocasiones”, explicó el holandés. El juego aéreo explotó 20 minutos antes de finalizar el partido con los cabezazos de Daniel van Buyten. Poco después, Robben determinó el triunfo del Bayern.

“En la segunda etapa, el equipo demostró la mentalidad correcta”, opinaba Nerlinger, quien espera una mejora en los próximos partidos. “En las próximas semanas debemos encarar las cosas de otra manera”. Lo mimos exige Rummenigge: “Es importante evitar este tipo de partido en el futuro. No es tiempo de soñar en grandes cosas. Ahora debemos luchar fuerte en el campeonato alemán, la Champions y la Copa Alemana. Eso es lo que vimos hoy”.