presentada por
Menú
Por el paso a cuartos de final

Bayern viajó lleno de optimismo a Florencia

¡Prohibido perder! Esa es la consigna del Bayern para el partido de vuelta en octavos de final de la Champions League este martes en casa del AC Florencia. Tras el apretado 2-1 en Munich, al Bayern le basta un empate para alcanzar la ronda de los mejores ocho equipos de Europa; los muniqueses, sin embargo, no desperdician su tiempo con estas cuentas.


“No somos un equipo que quiere, o puede, administrar el resultado, nosotros intentamos siempre ganar. Siempre procuramos jugar hacia delante, marcar un gol” dijo el capitán Mark van Bommel previo al partido en el estadio Artemio Franchi contra el décimo de la liga italiana.

“Está todo en nuestras manos, me alegró por el partido, se que será muy interesante y espero que alcancemos nuestro objetivo, alcanzar los cuartos de final” dijo el directivo Karl-Heinz Rummenigge al emprender el viaje rumbo a la Toscana, y agregó, refiriéndose al empate 1-1 del sábado ante el Colonia, “allí vimos dos caras del Bayern”, por lo cual exigió que en Florencia el equipo necesita “la del segundo tiempo, para evitar una sorpresa desagradable”.

Las cosas dependerán mucho del Florencia, que en la liga italiana marcha a tropezones, pero en la Champions League de esta temporada se ha presentado con su mejor cara. “El Florencia es en la Champions League muy fuerte, eso ya lo mostró en Munich, por ello va a ser un partido difícil” expresó el entrenador Louis van Gaal, quien cuenta con que a su equipo le esperan 90 minutos de arduo trabajo antes de poder celebrar el paso a los cuartos de final.

Van Gaal tiene que modificar

“Creo que tenemos muy buenas opciones gracias al gol del triunfo en el primer partido, Florencia tendrá que jugar esta vez mucho más adelantado y nosotros siempre creamos acciones de gol, será un partido abierto” declaró el portero Joerg Butt en conferencia de prensa, y también dijo que el Florencia en Munich le puso las cosas al Bayern “muy, muy difíciles” y por eso apela a sus compañeros para que se tomen las cosas “muy, muy en serio y salgan a la cancha muy concentrados”.

En especial la defensa será el centro de atención en Florencia debido a las ausencias de Martín Demichelis (Butt: “una baja difícil de compensar”) y el defensor lateral Diego Contento, quien sufrió el fin de semana una cortada en la rodilla y por eso no emprendió el viaje a Italia. Van Gaal tiene que –nuevamente- reordenar su línea posterior, pero se abstuvo de revelar cómo. El juvenil David Alaba, o Danijel Pranjic, podrían copar la vacante: “el plantel es suficientemente amplio como para resolver el problema” sentenció Uli Hoeness.

Hoeness espera una dura batalla

De otra parte, van Gaal tiene suficiente alternativas en la ofensiva: Arjen Robben se recuperó de una gripe y regresó a la nomina (van Gaal: “entrenó ligeramente y no creo que sea un problema”), y Franck Ribéry, quien en Colonia estaba un poco golpeado, volverá a la formación titular. “Creo que podrá jugar” anunció el entrenador, quien espera las impresiones del último entrenamiento antes del partido.

“Tenemos que jugar compactos, mantener el orden y obligar al rival a jugar para nosotros” explicó Bastian Schweinsteiger el planteamiento del partido; “estamos 2-1 en ventaja, si no anotan un gol no pasarán a la siguiente ronda” hizo cuentas el capitán van Bommel. Hoeness espera una “dura batalla” y sentenció, pensando en que el Bayern no ha perdido desde noviembre cuando fue elegido como presidente del club: “llevamos 18 juegos invictos, ¿por qué tendríamos que perder en Florencia?”.

Para fcbayern.de en Florencia: Carsten Zimmermann