presentada por
Menú
'Hay que disfrutarlo'

De fiesta en el Allianz Arena

180 toneladas pesa el fundamento del estadio Allianz Arena, 22.000 toneladas de acero y 120.000 m³ de hormigón se utilizaron en su construcción, pero a pesar de ello el martes por la noche el templo del fútbol en Múnich retumbaba hasta en sus cimientos. Cuando Ivica Olic en el tiempo de descuento logró el gol de la victoria en el partido de ida de cuartos de final de la Champions contra el Manchester, la mayoría de los 66.000 espectadores que llenaban el estadio, se volvieron locos y si hubiera habido en la zona un sismógrafo, con seguridad habría registrado movimientos de tierra.

„Después del sorteo hablé de una fiesta en Múnich, y el equipo lo ha hecho realidad. Hoy ha sido una gran noche para nosotros y para el FC Bayern“, dijo el director deportivo Christian Nerlinger. „Fue un partido bonito con un bonito resultado final –hay que disfrutarlo“, opinó Mark van Bommel. El entrenador Louis van Gaal estaba „muy orgulloso“ de los jugadores, por la „muy merecida y deseada victoria“ contra el campeón inglés.

Ningún aficionado del Bayern le llevará la contraria en este punto. Deseada sobre todo porque 11 temporadas después de la final en Barcelona, es el Manchester el que prueba la amarga medicina de empezar ganando y perder en el tiempo de descuento. Y muy merecida porque el equipo de Van Gaal creyó en todo momento en sí mismo y no dejó en ningún momento de luchar. „Ha sido la victoria de la pasión, de la voluntad, del carácter“, ensalzó Rummenigge.

Pues peor no pudo empezar el partido para el Bayern de Múnich. No se llevaban todavía dos minutos de partidos jugados y Wayne Rooney ya había marcado el 0-1 para su equipo. „Estás ahí por detrás en el marcador y el partido casi que no ha empezado“, dijo Thomas Müller. Ningún jugador del Bayern había tocado todavía la pelota.

Después de superar el „shock“ (Van Gaal) por el tempranero gol encajado, los jugadores del Bayern empezaron a generar ocasiones de gol y especialmente en la segunda parte ofrecieron un gran partido. El empate de Franck Ribéry en el minuto 77 y el posterior gol de la victoria de Olic eran la justa recompensa al juego y la pasión demostrada. „El equipo ha demostrado lo que hay que hacer para darle la vuelta a un partido así“, dijo Rummenigge.

Pero también los espectadores pusieron todo de su parte. „Hoy nos ha llevado también nuestro público“, opinó Mario Gómez. „Un ambiente así no lo había vivido aquí todavía, y muchos otros jugadores tampoco“. Para Olic el ambiente en la caldera a presión que fue el Allianz Arena fue simplemente „increíble. Normalmente no lo oigo cuando juego. Pero esta vez he oído el apoyo del público todo el tiempo“.

Pero con toda la alegría que ha generado este partido: „todavía no nos hemos clasificado“, recordó Philipp Lahm, „tenemos posibilidades, pero será difícil“. Un empate en Old Trafford bastaría al Bayern, para volver a unas semifinales de la Champions desde 2001. Con un 0-1 hubiera sido imposible, pero ahora el FC Bayern „tiene una buena situación de partida“, opinó Nerlinger.

„Nadie creía que tuviésemos alguna posibilidad contra este gran equipo. Pero ahora la posibilidad está ahí“, dijo Rummenigge. Pero para ello será necesario jugar como en el partido de ida. Hamit Altintop dijo: „si logramos jugar como lo hemos hecho hoy, tendremos muchas posibilidades“