presentada por
Menú
Se recupera de a poco

Demichelis volverá con una máscara especial

Desde afuera se ve casi del todo curado. Sólo un ojo inyectado en sangre recuerda a la complicada lesión que Martín Demichelis sufrió hace poco más de dos semanas en el encuentro amistoso entre Argentina y Alemania en Munich: fracturas de los huesos de la órbita del ojo, pómulo y maxilar superior. “En total fueron cinco fracturas y me pusieron cinco placas”, informó el argentino el miércoles. “Lentamente va mejorando”.

Tras un choque con el capitán de la selección alemana, Michael Ballack, Demichelis fue trasladado desde el campo de juego directamente a una clínica muniquesa, en la que fue operado la misma noche. “El doctor me dijo que era la operación más grande que había hecho hasta ahora”, contó el argentino, que temió por su participación en la próxima Copa del Mundo en Sudáfrica. “Hasta la clínica tuve miedo. Vi mi cara en el espejo y no tenía ni idea de lo que había pasado”.

Con máscara protectora

Actualmente, el defensor de 29 años se siente ya “muchísimo mejor”, a pesar de que la lesión lamentablemente “no pasa muy rápido”. Además del ojo hinchado de sangre, el Micho no siente la mitad de la cara como consecuencia de un nervio lesionado. “No siento la mitad derecha, todavía tengo una sensación rara”. Al intentar sonreír, se le levanta solamente la comisura del lado izquierdo, algo que podría continua así en los próximos seis meses.

Pero para su regreso al campo de juego no deberá esperar tanto. Demichelis volvió a trotar el martes (“Eso me da fuerza”) y el jueves, tras el partido de Copa Alemana ante el FC Schalke 04, quiere volver a entrenar con el equipo utilizando una máscara protectora especialmente adaptada. “Así ya podré volver a hacer todo otra vez”, explicó Demichelis.

Revuelo por visita de Maradona

Para su vuelta oficial no quiere ponerse plazos ni presión (“No tengo ningún plan, fecha de cuándo voy a volver”), pero espera estar listo para los cuartos de final de la Liga de Campeones a finales de marzo. “Ahora tengo que poner todo de mi para volver a estar en forma lo antes posible. Debo esperar, entrenar y luego será el entrenador el que decidirá cuándo tenga que jugar”.

Demichelis sintió una gran motivación por la visita del entrenador de la selección argentina, Diego Maradona, en la clínica un día después de su lesión, para interiorizarse por su situación. “Para mi fue un gran momento. Y también para las enfermeras de la clínica”, contó Demichelis sobre el revuelo que se armó en pocos minutos.

Sin noticias de Ballack

El argentino se mostró muy decepcionado por su ex compañero de equipo, Michael Ballack. “Es un gran futbolista, pero en lo humano estoy muy decepcionado. Jugamos juntos durante tres años en Bayern. Luchamos, éramos buenos colegas, podría haber sido mejor persona. Al menos me pudo haber enviado un mensaje de texto, llamarme o, al menos, preguntarme cómo estaba después del partido”. Las heridas de afuera, están casi curadas.