presentada por
Menú
'Será cada vez más difícil'

El Bayern sueña ‘paso a paso’

Ya estaba bien entrada la medianoche en el restaurante del hotel del equipo “The Westin Excelsior”, cuando Uli Hoeness disfrutaba de su cigarro. La primera derrota tras 18 partidos oficiales invictos bajo su mandato presidencial no logró mermar el buen humor del que fuera durante muchos años manager del Bayern. A pesar de la derrota 2-3 (PT 0-1) en el partido d vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones, el conjunto muniqués clasificó a cuartos de final por mayor cantidad de goles fuera de casa y sigue en carrera en tres competiciones.

“Creo que es una derrota que podemos aceptar”, dijo Karl-Heinz Rummenigge antes de la cena posterior al partido llevada a cabo en “Giardino d’Inverno”, el lugar de alojamiento del equipo dentro del hotel, donde jugadores, sponsors, entrenadores y directivos disfrutaron de una cena con pescado, carne y un poco de vino tinto toscano.

Menos acogedores fueron los 90 minutos en el estadio “Artemio Franchi”, en los que el equipo de Louis van Gaal estuvo dos veces con dos goles de desventaja, primero 0-2 y 1-3, lo que significaba quedar fuera de la Champions. Pero “el equipo mostró personalidad y pudo meterse nuevamente en el partido”, como explicó el director deportivo Christian Nerlinger tras el pitido final. Juan Vargas (minuto 28) y Stevan Jovetic (54’/64’) hicieron soñar a la Fiorentina con los cuartos de final, pero Mark van Bommel (60’) y Arjen Robben (65’) fueron los encargados de convertir en realidad ese sueño, para el equipo germano.

Los italianos estaban totalmente decepcionados y enfadados. “Ladrones, ladrones”, gritaban algunos aficionados al finalizar el partido, en referencia a la jugada polémica, en la que el Bayern marcó el 2-1 en casa en clara posición adelantada. Pero en el partido de vuelta en Italia, se pudo compensar la injusticia, ya que en la jugada previa al segundo gol, Alberto Gilardino dio la asistencia en posición adelantada. “La Fiorentina estaba enfadada por el partido de ida y puedo entenderlo, pero ya no, porque ellos también generaron un gol desde la posición adelantada”, dijo Van Gaal.

“Fue muy ajustado, no hay dudas”, arrancó Rummenigge, “pero si se analizan ambos partidos, se puede ver que el Bayern mereció pasar de ronda hoy. Porque hicimos más, porque no nos rendimos en los momentos decisivos. Eso es algo que destaca en estos momentos a nuestro equipo”, cerró un muy satisfecho Rummenigge.

Muy feliz se lo veía también a Van Gaal por el pase a cuartos, ya que a pesar de la doble desventaja por dos goles, tuvo “siempre un buen presentimiento”. “Pasamos de ronda, eso es lo importante en la Liga de Campeones”. Lo que no dejó conforme al holandés, fueron los “errores individuales” en la defensa, “nos complicaron”. Lo positivo para el entrenador fue que, ante todas las condiciones adversas -clima, campo de juego, resultado-, “el equipo intentó durante 90 minutos jugar al fútbol. Esa fue nuestra salvación, por eso marcamos también dos goles, y es una pena que no hayan sido más”.

El campo de juego resbaladizo por las lluvias constantes y un viento endemoniado fueron definidos por el portero bávaro Jörg Butt como “catastrófico”, mientras Lahm explicaba que “hasta ahora nunca había jugado con un viento así. Con el viento en contra no solo era difícil jugar el balón, sino también correr”.

Gol soñado de Robben y pase a cuartos

A pesar de que los minutos corrían y el Bayern estaba fuera de la Champions, el equipo alemán continuó con su conocido juego y con el viento a favor, tuvieron un poco más de suerte en la segunda etapa. “No sé si el increíble gol de Arjen hubiera entrado sin el viento a favor”, opinó Bastian Schweinsteiger sobre el gol soñado de Robben, que al final permitió al Bayern seguir en carrera.

Pero más allá de la alegría por el pase a cuartos, Rummenigge se encargó de bajar la euforia y mostrar el camino a seguir: “Es muy importante que no empecemos a soñar. Hay que pensar paso a paso. Ahora veremos que nos depara el sorteo dentro de diez días. Cualquiera que clasifique a la próxima ronda será un rival de calidad en Europa. Seguramente será mucho más difícil que lo que nos tocó vivir en los últimos meses”.