presentada por
Menú
El distinto

Ribéry marca la diferencia

Franck Ribéry tenía mucha prisa. A toda velocidad, el francés se dirigió desde el Allianz Arena al aparcamiento. Más que un escueto “Pardon, debo ir al aeropuerto”, no fue posible escuchar del jugador de 26 años. Y eso que Ribéry, que inmediatamente después del encuentro partió para reunirse con la selección de su país, seguramente tenía algo para decir.

Con un gol en el minuto 78, Ribéry no sólo aseguró la victoria en casa por 1-0  ante el Hamburgo, sino también por primera vez después de 652 días, el primer puesto en la tabla de posiciones de la Bundesliga. Las declaraciones las realizaron los demás. Y sin importar a quién se le hablara sobre Ribéry en este derbi norte–sur, todos coincidían: el centrocampista del Bayern marcó esta vez la diferencia.

“La diferencia la marcó un jugador. Franck Ribéry definió este partido”, dijo el entrenador del Bayern, Louis van Gaal. “La clase individual de Ribéry definió el partido”, declaró también el entrenador del Hamburgo, Bruno Labbadia. Para su equipo, el 0-1 fue la primer derrota en el Allianz Arena en un partido de Bundesliga.

Una genialidad de Ribéry -su tercer gol en esta temporada- alcanzó para romper con la “maldición del Arena” ante los del Hamburgo. Después de un largo pase de Schweinsteiger desde el propio área, esquivó a su rival Guy Demel y disparó desde 16 metros. El portero suplente del Hamburgo, Wolfgang Hesl, rozó con los dedos el balón, pero no pudo evitar el tanto: “Tendríamos que haber puesto doble marca a Ribéry y no dejarlo solo. De esta forma regatea y la mete”.

“Franck Ribéry tiene habilidades excepcionales, puede definir un partido”, dijo Thomas Müller sobre su compañero. Sin embargo, Ribéry no tuvo una gran actuación. “No jugó tan bien, pero se pudo ver que de todas formas es capaz de definir un partido solo”, dijo contento Karl-Heinz Rummenigge: “Ese es su nivel, su gran calidad”

Ribéry y Robben importantes para el Bayern

Exceptuando este momento, los del Hamburgo no dejaron casi espacio para que Ribéry pudiera desarrollar su juego. Lo mismo hicieron con el volante derecho Arjen Robben. “Fue difícil para ambos. La defensa del Hamburgo se había preparado para enfrentarlos”, dijo Rummenigge. Van Gaal también lo notó. Sin embargo, dejó a sus volantes en la cancha. “Jugadores como Robben y Ribéry siempre pueden ser decisivos en un partido. Por eso no los cambio tan pronto”. Y más aún, cuando un partido está tan peleado. Rummenigge destacó: “Por eso no sólo son tan queridos por los aficionados, sino tan importantes para el Bayern”.

Y justamente, por eso, Ribéry debería continuar vistiendo la camiseta del club alemán. “El año pasado, él hubiera preferido irse. Estoy seguro de que tenía un acuerdo con el Real Madrid”, informó hace poco Uli Hoeness. Pero ahora, tanto el jugador francés como el Bayern estarían “en paz el uno con el otro”. Ribéry quería tener la posibilidad de ganar la Liga de Campeones con el Bayern. En ese caso, se podría encontrar una solución, para que se quede, dijo Hoeness.