presentada por
Menú
Demichelis 'de local'

'Si es necesario, marcaré fuerte'

Es su estadio, su ciudad. Pero cuando el miércoles por la noche, Martín Demichelis vaya con el seleccionado argentino al Allianz Arena para enfrentar a Alemania, será diferente que con el Bayern. “Cantaremos todo el tiempo en el autobús”, comentó sobre una conducta típica de los argentinos, que extraña un poco en Alemania. El partido del miércoles es por eso muy bienvenido por dos motivos para Micho: en Múnich, su hogar por elección, podrá sentir la atmósfera sudamericana.

“Es un partido especial”, opinó el defensor, que ya se encuentra jugando hace siete temporadas para el Bayern. Ante Alemania, será la 25ª vez que vista la camiseta “albiceleste”. Y será justo en Múnich. Y justo contra un seleccionado alemán que cuenta con cinco de sus compañeros del Bayern. “Lo siento por mis colegas”, dijo refiriéndose a  Philipp Lahm, Bastian Schweinsteiger, Miroslav Klose, Mario Gómez y Thomas Müller, “pero quiero ganar, odio perder”.

Sin piedad en el hombre a hombre

Esto se refiere especialmente al duelo con Miroslav Klose y/o Mario Gómez, con quienes más contacto tendrá “Micho” en el campo de juego. “Son dos muy buenos delanteros y buenos amigos”, dijo Demichelis, “pero el miércoles juego para mi selección. Es para mí un gran orgullo llevar esa camiseta. La tengo que defender. Lamentablemente seremos rivales y si tengo que hacer una dura entrada, la haré. Tengo que pegarle a la pelota, a Mario o a Miro”.

Demichelis no tendrá piedad. Aunque se trate solamente de un amistoso, hay mucho más en juego. Por un lado, recuperar parte del prestigio que la selección de Diego Maradona perdió luego de una clasificación ajustada (clasificaron en el último partido como cuartos del grupo sudamericano), y por el otro, hacerse un lugar en el once titular. Demichelis ya sufrió, el no haber sido convocado.

Primero 'casi muerto', después titular

Hace cuatro años, pocas semanas antes del Mundial en Alemania, quedó fuera de la selección argentina. “En aquel entonces estaba casi muerto, no quería jugar más al fútbol”, recuerda. A raíz de aquella experiencia es más modesto en lo que respecta a sus posibilidades en el mundial. “Creo que no falta mucho para convencer a Maradona de que soy el hombre correcto como defensa central”, dijo.

Y eso que “Micho” es una figura fija en el seleccionado de Maradona. Siempre que estuvo bien físicamente, fue convocado para los partidos de las eliminatorias. Para cerrar el año 2009, en el partido amistoso contra los catalanes, fue capitán de la “albiceleste” en representación de Javier Mascherano. “En este momento estoy muy conforme con mi rol en la selección”, opinó el jugador de 29 años, “en los dos últimos años he demostrado que puedo serle útil al equipo. El partido del miércoles es una gran oportunidad para mí, para reafirmarlo”.

Buena relación con Maradona

Ya en los días anteriores al duelo ante Alemania, Demichelis es para Maradona de gran ayuda, porque conoce perfectamente a la selección alemana. Actualmente juega en el Bayern con 5 jugadores del seleccionado y también compartió anteriormente equipo con Michael Ballack, Lukas Podolski y Toni Kroos. “Obviamente” hablará con Maradona antes del partido, confesó Demichelis.

De todas maneras “Micho” tiene buena relación con el entrenador. “Mira cada partido del Bayern en la televisión argentina”, cuenta, “hablamos seguido por teléfono”. Maradona cuida el contacto con sus jugadores. “Es un entrenador que no marca distancia, sino que se comunica y se compromete mucho con los jugadores. Diego tiene mucha experiencia y le da mucho de eso al equipo”.

Orgulloso de pertenecer al Bayern

Demichelis tiene un entrenador similar en el Bayern, donde Louis van Gaal se ocupa como un padre de su equipo. Por eso el argentino se siente muy contenido en el club. “Estoy orgulloso de poder vestir cada fin de semana esta camiseta. El Bayern es un gran equipo en el mundo”, dijo. También con las costumbres alemanas se siente a gusto hace tiempo. “Me siento bien aquí, en Alemania y estoy totalmente adaptado”, opinó, “pero necesito cosas de mi país”. La selección, por ejemplo.