presentada por
Menú
Figura trágica

A la espera de una sanción leve

Todo estaba preparado para una gran noche del fútbol, los aficionados del Bayern recibieron al equipo, para el partido de la semifinal de la Champions League contra Lyon, con una gigante coreografía, y en la formación titular, por los costados, estaban “Rib & Rob”, el que debería ser el fundamento de la primera incursión en la final del torneo desde la victoria en el 2001.


El pequeño francés estaba muy motivado y enfrentó los duelos con los rivales del equipo de su patria sin esquivarlos, desde el principio brilló por la banda izquierda, dribló y buscó el arco. Entonces llegó el minuto 37, el desafortunado pisotón sobre Lisandro López por el cual recibió de parte del árbitro Roberto Rosetti, ante los ojos espantados de 66.000 espectadores, la tarjeta roja.

“No creo que debió haberse mostrado, esa fue una falta de frente y no por atrás, o por el costado. Es cuestionable, y si hay que mostrar una tarjeta, entonces debió haber sido amarilla; en una situación como esa mostrar la roja arroja muchas dudas” criticó el presidente del Bayern Uli Honess la expulsión. El director deportivo del club, Christian Nerlinger, manifestó “una amarilla hubiera sido suficiente”.

“Fue una decisión muy dura, pero tenemos lamentablemente que aceptarla, no sirve de nada criticar al árbitro, yo no se pueden cambiar las cosas; no fue un partido sencillo de pitar, estuvo muy lleno de emociones” consideró el directivo Karl-Heinz Rummenigge mostrando comprensión por el mejor árbitro del mundo en el 2008.

Definitivamente suspendido en Lyon

En el probablemente igualmente emocional partido de vuelta en Lyon, el próximo martes, Ribéry no estará. Si su ausencia será por sólo un partido, o por más, lo que le obligaría a perderse eventualmente la final en Madrid, el 22 de mayo, es algo que definirá la comisión disciplinaria de la UEFA el 28 de abril.

“Espero que la UEFA también vea que la decisión fue demasiado dura y que la suspensión que se le imponga le permita jugar la final en caso de que la alcancemos” dijo Rummenige. El entrenador Louis van Gaal también espera que la sanción sea por sólo un partido y expresó “pienso que cuando la comisión vea las imágenes compartirá esa opinión”.

Inconsolable

El Bayern y Ribéry, quien observó el resto del partido en la cabina por televisión, deben tener paciencia y esperar por la decisión de la UEFA; quejas por la expulsión de parte de los compañeros no hubo.

“Por supuesto que hoy, también mañana, será difícil consolarlo, él es un excelente futbolista y siempre quiere ganar, el quiere obtener títulos y es amargo no poder contar con él en el partido de vuelta; por lo menos por ahora puede mirar en dirección a la Bundesliga” reveló Philipp Lahm.

Allí los próximos rivales del Bayern, Moenchengladbach y Bochum, deben temer por un muy motivado Franck Ribéry.