presentada por
Menú
'Rendimiento impresionante'

Bailar, celebrar y 'ganar al Bochum'

El Olympique Lyon hizo todo lo que pudo. Una hora antes de que diese comienzo el encuentro, se fue creando ambiente y animando a los aficionados que acudieron al Stade de Gerland, que agitando miles de banderas y gritando empujaban al equipo. El entrenador Claude Puel saltaba una y otra vez del banquillo gesticulando. Pero de nada sirvió. Saltos, alegría y celebración, hubo al final de los 90 minuto de partido sólo delante del bloque donde se situaban los aficionados del Bayern.

Más tarde, recien duchados y sonriendo, los jugadores y entrenadores fueron recibidos con mucha alegría en el banquete de celebración que se organizó por la noche tras el partido. Patrocinadores y aficionados se levantaron y aplaudieron con gran entusiasmo. „Es un día muy especial“, dijo Karl-Heinz Rummenigge en su discurso, „ha pasado, lo que seguramente muchos al principio de temporada no creían que pudiera lograr el FC Bayern. Es una temporada, que puede terminar siendo histórica“.

Por primera vez en su historia el FC Bayern podría hacer triplete. Ya la temporada 2009/10 es la más exitosa del club en Europa desde hace nueve temporadas, después de que el martes el equipo de Múnich al imponerse al Lyon por 0-3, se clasificase de forma magistral para la final Liga de Campeones. „Este equipo merece ganar la Champions“, opinó Rummenigge entre el aplauso de los presentes.

'Fútbol total'

„Hay que quitarse el sombrero“ dijo Franz Beckenbauer, al abandonar la celebración poco antes de las dos de la noche. El presidente honorífico del Bayern estaba emocionado por „la forma como ha jugado el equipo, por su condición física. Van ganando 0-2 y se van a por el 0-3, 0-4“. El presidente Uli Hoeness habló de „fútbol total“.

También Christian Nerlinger opinó que el rendimiento del equipo en Lyon había sido „impresionante. Para mí ha sido una noche tranquila en el banquillo y no estuve en ningún momento nervioso, porque algo pudiera salir mal. El equipo ha jugado y ha luchado con bravura. Ha demostrado un nivel muy alto y se ha ganado muy merecidamente un puesto en la final“.

Van Gaal 'muy orgulloso'

Sin dejarse impresionar por la „olla a presión“ del Stade de Gerland, los jugadores del Bayern, al igual que en el partido de ida (1-0), hicieron su partido sin pornerse nerviosos. „También aquí hemos tenido mucha posesión de balón, hemos hecho correr al contrario y hemos dominado el partido“, analizó Nerlinger. „Hemos jugado muy organizados, tanto en defensa como en ataque. Si jugamos así y hacemos que el balón corra, es muy difícil ganarnos“, dijo Louis van Gaal, que estaba „muy orgulloso y contento“.

También gracias a Ivica Olic, que tuvo su día: el croata consiguió su primer triplete en la Champions League (minutos 26, 67 y 78). „Sin el equipo no puedo hacer tres goles“, dijo tras concluir el partido, hablando más del equipo en conjunto que de sí mismo. Hubo coincidencia en destacar el „rendimiento sensacional del equipo“. Daniel van Buyten dijo: „hoy ha habido un gran equipo sobre el terreno de juego“.

'El equipo lucha hasta el final'

Y ese equipo va a estar en Madrid para disputar la final que se celebra el 22 de mayo. „Si alguien lo hubiera profetizado tras el partido en casa contra el Burdeos, se le hubiera tomado por loco“, dijo Nerlinger. Pues el Bayern estuvo varias veces fuera de la Champions. Sólo el „milagro de Turín“ hizo posible que el equipo de Múnich superase la fase de grupos. Y luego contra el Florencia y el Manchester United también estuvo muy cerca de caer eliminado.

„Tenemos un equipo con mucho carácter y con mucha voluntad. Quiere ganar y lucha hasta el final“, opinó Nerlinger sobre el equipo que dirige Van Gaal. „Tenemos un equipo con mucha voluntad, muy bueno técnicamente y sobre todo con mucha pasión. Eso se ha visto esta noche“, dijo Rummenigge.

Coincidencias con el 1999

Entre la expresiones de euforia, también hubo el martes algunos comentarios de advertencia: „No hemos ganado todavía nada. Podemos perderlo todo“, dijo Van Gaal, Müller opinó: „Estamos sólo en la final, ganar no hemos ganado todavía nada“. El Bayern no tiene que irse muy para atrás en el tiempo para mantener los pies en el suelo y no confiarse demasiado. En 1999 también tenía la posibilidad de hacer el triplete, pero al final perdió la Champions en el tiempo de descuento, la final de la Copa en los penaltis – el otro finalista era el Werder Bremen, el mismo con el que disputará la final dentro de unos días – y al final se tuvo que conformar con ganar „sólo“ la Bundesliga.

Ahora el Bayern puede soñar también con el triplete. Primero hay que asegurarse la Bundesliga. Alcanzar la final de la Champions es lo mejor para lograrlo, cree Nerlinger: „Ha sido un partido clave. El equipo va ahora en una ola de euforia. Eso nos dará alas en la recta final de la Bundesliga“. Y por ello en la celebración de Lyon, que jugadores y entrenadores abandonaron después de una hora, todos tenían en mente al Bochum, el próximo contrario. Müller lo explicó: „Celebrarlo un poco y el sábado barrer al Bochum“.