presentada por
Menú
Se puede “vivir con el punto”

Bayern: contento, pero no feliz

Si bien se perdió la oportunidad de decidir tempranamente el campeonato, el Bayern no está descontento con el empate 1-1 (0-0) logrado contra el Leverkusen en el partido cumbre de la jornada de la Bundesliga. Al cerrarse las “semanas de la verdad”, que tuvo importantes compromisos en todas las tres competencias en las que el club de Múnich participa, el equipo mejoró su posición frente a los rivales.

“Después de siete partidos en tres semanas estoy contento, somos lideres, aumentamos la ventaja en un punto y dejamos al Leverkusen a seis de distancia. Ahora todo está en nuestras manos” dijo el entrenador Louis van Gaal al terminar el duelo con el tercero de la clasificación. El segundo, Schalke, cayó de forma sorpresiva en Hannover por 2-4 y ahora tendrá que empezar la recta final del calendario con dos puntos de desventaja y le quedan cuatro partidos no libres de complicaciones.

“Todavía somos primeros, con dos puntos por delante, quedan cuatro fechas y creo que las cosas están bien” opinó Bastian Schweinsteiger en la noche del sábado. Con una victoria sobre Leverkusen el Bayern hubiera podido incluso aumentar la ventaja a cuatro puntos, pero por la forma como discurrió el partido “el 1-1 está bien, tenemos que vivir con el punto. Los partidos de los últimos días arrojaron resultados positivos” dijo Schweinsteiger.

También en el repleto BayArena, ante 30.210 espectadores, las cosas lucieron muy positivas después del 1-0 conseguido por Arjen Robben con el cobro de un tiro penalti en el minuto 51. Pero la alegría duró sólo 8 minutos ya que el chileno Arturo Vidal, en el minuto 59, consiguió el empate para el Leverkusen, equipo que tuvo buenas oportunidades de ganar, por ejemplo con los disparos en el poste de Tranquillo Barnetta (minuto 38) y Stefan Kießling (minuto 57).

“En general podemos vivir con el punto” contó Thomas Mueller, quien fue derribado por el defensor Hans Sarpei en una falta que mereció un penalti que el buen árbitro Knut Kircher no concedió. “No hubiera sido justo recibir otro penalti” analizó van Gaal, quien estaba más bien “frustrado por la rapidez con la que se cedió la ventaja”.

“Tenemos que administrar mejor” concedió el capitán Mark van Bommel, quien calificó al Leverkusen como “el futbolísticamente mejor equipo de la Bundesliga”. “Perdimos demasiados balones en la construcción de nuestras jugadas y eso dificulta las cosas. Por supuesto que hubiéramos preferido hacernos a una victoria, pero esa fue una dura tarea, mucho trabajo que al final se recompensó con un punto” dijo Philipp Lahm.

El único que al final del partido estaba molesto por haberse perdido la oportunidad de decidir tempranamente la lucha por el título fue el autor del gol Arjen Robben: “no estoy contento, sabíamos que todo estaría prácticamente resuelto con una victoria; entonces no tenemos que dar el 100 por ciento sino el 200 por ciento” aseveró, pero también explicó “pero mirando el partido, especialmente el segundo tiempo, entonces quizás debemos darnos por satisfechos con el punto”.

“Yo le dije a mis jugadores que teníamos que ganar, pero eso es muy fácil de decir. Yo estoy contento, pero pudo haber sido más” sentenció van Gaal, a quien también le hubiera gustado hacerse a los tres puntos en Leverkusen para enfrentar con más calma las próximas semanas. De todas formas el entrenador esta confiado en que el resto de la temporada discurrirá sin mayores inconvenientes: “tenemos grandes oportunidades, está todo en nuestras manos y creo que seremos campeones”.