presentada por
Menú
“Lo mejor de Europa”

Bayern da el primer paso rumbo a la final

Noches como ésta no se pueden planear, ellas llegan, te agarran y no te sueltan porque se quedan en la memoria y su recuerdo eriza la piel. La Allianz Arena iluminada de rojo, los aficionados gritando a garganta plena, los jugadores a toda velocidad, presionando y emocionando a los espectadores; esas son las noches que escriben historia, y la noche del miércoles fue una de esas noches.

“Eso fue lo mejor de Europa” dijo Karl-Heinz Rummenigge tras la victoria 1-0 (0-0) del Bayern en la semifinal de la Champions League contra el Olímpico Lyon, el directivo estaba encantado con “el dramático segundo tiempo del que ha sido quizás nuestro mejor partido en Europa esta temporada”. Arjen Robben se encargó de coronar la noche con su gol el minuto 69, el cual le permite al club de Múnich soñar con su primera final desde aquella en la que gano el título de la Champions League en el 2001.

“Le mostramos a toda Europa que tan fuertes somos” contó orgulloso el entrenador Louis van Gaal, quien estaba “muy contento” con su equipo, especialmente porque el principal objetivo (“no encajar goles”) se logró. En el partido de vuelta en Lyon el Bayern tiene opciones de anotar un gol, eso enfatizó van Gaal recordando de lo sucedido en Manchester (2-3) y Florencia (2-3): “normalmente por fuera hacemos más de un gol, entonces al Lyon le tocará anotar tres”.

“Ahora tenemos muchas posibilidades de alcanzar la final” considera Rummenigge, el director deportivo Christian Nerlinger habló de “un muy buen resultado”, e Ivica Olic añadió “si nos hubieran ofrecido un 1-0, lo habríamos tomado”. Lo cierto es que el Bayern se mereció el resultado obtenido: “desde el primero hasta el último minuto fue excepcional, se puso al Lyon durante largos pasaje contra la pared”, opinó Uli Hoeness.

Ribéry vio la roja

Las estadísticas respaldan la opinión del presidente del Bayern, el club de Múnich ejerció la posición del balón durante el 68 por ciento del partido de semifinal de la Champions League, ganó el 55 por ciento de los duelos y tiro al arco en 19 ocasiones contra apenas 6 del Lyon. “Con el rendimiento del equipo estoy muy contento” contó Nerlinger, quien “en lo profundo de su ser” deseó un segundo gol que “hubiera sido más que justo por la forma como nos presentamos”.

El partido pareció cambiar de rumbo en el minuto 37 cuando repentina y sorpresivamente el árbitro Roberto Rosetti le mostró la tarjeta roja a Franck Ribéry (“la decisión me pareció demasiado drástica, pero tenemos que aceptarla”, Rummenige) que van Gaal comentó diciendo “entonces no creí que fuéramos a ganar 1-0)

“Gracias a la afición“

Su equipo no se dejó sacar del camino que llevaba, “en el segundo tiempo dijimos que cada uno de nosotros tenía que dar 10 ó 20 por ciento más” relató Robben, quien también en inferioridad numérica, junto a sus compañeros, dictó el partido. “También cuando estabamos 10 contra 11 dominamos las acciones, incluso creamos más opciones de gol” evaluó van Gaal.

Los espectadores en la Allianz Arena aportaron con su estruendoso apoyo lo suyo, Rummenigge habló de ellos como “una gran unidad” que se fusionó con el equipo: “el público hizo posible esta victoria, impulsó a los jugadores y fue una gran ayuda. Sólo puedo agradecerle a la afición”.

“Felicitaciones al equipo”

Los jugadores también estaban impresionados con la atmósfera en el estadio y la impresionante coreografía con la que el público los saludó (“Lo logramos”) y que por primera vez involucró a todos los asistentes a la Allianz Arena: “todo rojo y blanco cuando salimos al campo, fue sensacional” expresó Philipp Lahm.

En la cancha se nivelaron las cargas en el minuto 54 tras la expulsión del francés Jérémy Toulalan por ver su segunda tarjeta amarilla, poco después Robben entregó el premio a la permanente presión ejercida por el Bayern. “Uno sólo puede felicitar al equipo por su moral, su pasión y su voluntad; hoy ganaron con mucho merito” reconoció Rummenigge.

“Queremos ir a Madrid”

Así se puso el primer pie en la final, el próximo martes en Lyon el Bayern quiere poner el segundo: “podemos viajar con el pecho henchido a Lyon, pese a que allí no podemos subestimar al rival. Tenemos todavía un gran partido ante nosotros” recalcó Mario Gómez; Nerlinger dijo “Lyon va a jugar en casa diferente, será una tarea difícil, pero llenos de confianza podemos decir que queremos ir a Madrid”.

Allí, en la final, se puede volver a escribir historia.