presentada por
Menú
Duelo con garantía

Bayern vs Leverkusen: una fábrica de goles

Seis goles en cinco oportunidades; siete en tres; una vez hasta ocho, hace casi 29 años, en agosto de 1981 el Bayern derrotó al Leverkusen por marcador de 6-2 con goles de Karl-Heinz Rummenigge (en la foto), Wolfgang Dremmler, Dieter Hoeneß, Kurt Niedermayer y dos de Paul Breitner, mientras del otro lado anotaron Arne-Larsen Ökland y Peter Szech; Breitner tuvo incluso la oportunidad de convertir un noveno gol, pero falló ante el portero Uwe Greiner el cobro de un penalti. Luce cómo si hubiera sido hace mucho, mucho tiempo, pero hoy ese recuerdo tiene gran vigencia, pues si hay algo que caracterice los duelos entre Bayern y Leverkusen es que son una fábrica de goles.

De los 61 partidos entre estos dos equipos, sólo tres han terminado 0-0, la última vez en abril de 1990; desde entonces, en 39 enfrentamientos en la Bundesliga, siempre se ha anotado por lo menos un gol. Es de suponer que esta serie se mantendrá el sábado, al fin y al cabo se miden dos de los clubes más ofensivos de Alemania: Leverkusen, con 58 goles, ocupa la segunda posición de esta clasificación que lidera el Bremen con 59 goles; el Bayern es tercero con 57 goles.

Los anfitriones tienen en sus filas a uno de los más efectivos artilleros del fútbol alemán, Stefan Kiessling, quien con 18 goles comparte el liderato de esa clasificación con Kevin Kurfany del Schalke y Edin Dzeko del Wolfsburgo. Kiessling ha marcado en 5 ocasiones en sus cuatro partidos más recientes. Cuatro integrantes del Leverkusen (Kießling, Toni Kroos, Eren Derdiyok y Tranquillo Barnetta) hacen parte del grupo de los 10 mejores jugadores de la temporada de acuerdo a las estadísticas.

El Bayern, por su parte, es el equipo que más atina (17,4 de sus lanzamientos se transforman en gol frente a un 16,5 del Leverkusen) y en promedio es el que más disparos hace al arco rival (53,8% contra 49% del Leverkusen). Además, con Arjen Robben el club de Múnich marca el doble de goles que sin él (2,4 y 1,2). No luce como un 0-0 el sábado…