presentada por
Menú
Final de liga

Dos victorias para conseguir el título

Tras conseguir el pase a la final de la Liga de Campeones, el Bayern tiene ahora que enfrentar nuevamente sus obligaciones en la Bundesliga. A cuatro días de haber derrotado al Olympique de Lyon, el equipo muniqués debe concentrarse en el título nacional. En el último partido en casa de esta temporada, los bávaros enfrentarán el sábado al Bochum en el estadio Allianz Arena, y una semana después el último partido de Bundesliga en Berlín.

“El equipo está muy entusiasmado. Eso nos dará un envión anímico en la última fase de la Bundesliga”, opinó el director deportivo Christian Nerlinger antes de los últimos dos partidos, tras los cuales el Bayern espera conseguir su 22º campeonato. De ganarle al Bochum, el equipo muniqués podría consagrarse campeón, faltando aún una fecha, siempre y cuando, el Schalke, que se encuentra con los mismos puntos y segundo en la tabla, no gane en casa ante el Bremen.

Toda la atención de los jugadores, entrenador y cuerpo técnico está puesta en el encuentro ante los 16º de la tabla. “Hay que dejar de pensar en el partido ante el Inter y la Liga de Campeones, y concentrarse en el Bochum. Éste es ahora el encuentro que en el que debemos centrarnos”, enfatizó Bastian Schweinsteiger, entusiasmado con “uno de los partidos más importantes de la temporada. Si ganamos, estaremos muy cerca del campeonato”.

Para Schweinsteiger el campeonato alemán es el “título más importante” en este año, pero también “una primera meta en esta etapa. Luego podremos ver qué ocurre con las otras dos finales”. También Martín Demichelis pidió máxima concentración para la Bundesliga. “Debemos ser profesionales y pensar sólo en el Bochum. El sábado tenemos que darlo todo. Es un partido importante. El Schalke podría perder puntos ante el Bremen”, remarcó el defensor.

Cambio de entrenador en Bochum

Al entrenador Louis van Gaal, le interesa poco el encuentro que disputará el Schalke. “No dependemos de nada”, dijo el holandés. “Tenemos mucha confianza en nosotros y podremos cosechar ahora los frutos de todo el trabajo que realizamos durante toda la temporada”. De manera similar ve las cosas Philipp Lahm: “Estamos muy arriba en la Bundesliga, sólo nos concentramos en nosotros y ganamos nuestros partidos, y así saldremos campeones”.

Pero ante el Bochum, el sábado se espera en el Allianz Arena a un rival peligroso, a pesar de que llevan diez partidos sin ganar. Dos días antes del encuentro, el club se separó del entrenador Heiko Herrlich, y será ahora Dariusz Wosz, hasta ahora entrenador en las inferiores, el encargado de dirigir al equipo y de salvarlo del descenso. “Tienen que ganar, no será fácil para nosotros”, advirtió Schweinsteiger.

El mejor momento de la temporada

El jugador del seleccionado aún recuerda perfectamente el último duelo ante el Bochum en octubre de 2008. En la fase final, los visitantes remontaron un 1-3 y lo convirtieron en un empate 3-3, llevándose un punto del Arena. “Eso no nos puede volver a ocurrir”, dijo Schweinsteiger. “Debemos hacer un buen partido, cansarlos y entonces atacar”. Lahm agregó: “El Bochum lucha por no descender, utilizarán todas sus armas. Si resistimos, no tengo dudas de que ganaremos el encuentro”.

En el último partido ante su propio público, Van Gaal contará con todos sus jugadores. “Todos están en forma”, informó el viernes tras el entrenamiento, el entrenador de 58 años. También podrá jugar Franck Ribéry, inhabilitado por una sanción para la Liga de Campeones. “Todavía no hemos llegado al final. Ahora viene el mejor momento de la temporada”, dijo Lahm sobre las siguientes semanas.