presentada por
Menú
Quedan cuatro 'finales'

Mayo puede ser un mes histórico

Mayo es considerado por muchos como “mes de la bonanza” y eso es lo que puede ser para el Bayern, si todo sale como se espera. Cuatro partidos debe disputar aún el equipo muniqués. Si los gana todos, podría lograr el primer triplete en la historia del club. “Histórica” sería la posibilidad que hay en las próximas tres semanas, dijo Karl-Heinz Rummenigge. Bundesliga, Copa Alemana y Liga de Campeones, todo es posible.

¿Se decide en la jornada 33?

Todo arranca el sábado con la anteúltima jornada de la Bundesliga. El Bayern juega en casa ante el 16º, el VfL Bochum, mientras su seguidor con misma cantidad de puntos, Schalke 04, recibe al Werder Bremen. En caso de una victoria para el equipo de Louis van Gaal y derrota de los del Schalke, entonces el título estaría prácticamente asegurado por la diferencia de goles (+13).

De lo contrario, todo se decidirá una semana más tarde, en la última fecha. El Bayern viajará a Berlín para enfrentar al Hertha BSC y Schalke hará lo propio con el FSV Mainz 05. Una semana después, el equipo bávaro jugará nuevamente en el estadio Olímpico de Berlín, ante el Werder Bremen, por la final de la Copa Alemana. Y nuevamente, una semana más tarde, el partido más esperado de la temporada: la final de la Liga de Campeones ante el Inter de Milán, en el estadio Bernabéu de Madrid.

'El mejor momento de la temporada'

“Ahora viene el mejor momento de la temporada”, señaló Philipp Lahm: “Las finales de Champions League, Copa Alemana y Bundesliga: ¿Quién no disfrutaría de esto?” Hay mucho por ganar para Lahm y sus colegas, pero: “Aún no ganamos nada, todavía podemos perder todo”, advierte Van Gaal.

¡Y qué cierto! En 1999, el Bayern estaba en una situación similar. Ottmar Hitzfeld lo vivió en carne propia en su año debut: tras conseguir el título de liga, los muniqueses perdieron la final de la Copa Alemana ante el Werder Bremen por penaltis y la final de la Liga de Campeones en Barcelona de una manera más dramática aún, 1-2 ante el Manchester United en el tiempo adicional.

Eso no debería repetirse. “Todos tenemos mucho hambre de títulos”, indicó el capitán Mark van Bommel, quien en 2006 ya levantó el máximo trofeo del fútbol europeo, jugando para el Barcelona. “El equipo está ahora sobre una ola de euforia. Esto nos darán un envión extra para el sprint final”, consideró el director deportivo, Christian Nerlinger. Y Van Gaal está convencido: “Tengo mucha confianza en que algo podemos ganar”.