presentada por
Menú
"De vida o muerte"

Prohibido perder en Schalke

Se ha vuelto un pequeño, pero simpático, ritual el que antes de las conferencias de prensa con Louis van Gaal se le sirva un capuchino; en este viernes santo, una de las más importantes festividades cristiana, el entrenador tuvo que hacer “ayuno” de la bebida: la empleada del club responsable de la costumbre tenía el día libre. “Qué tristeza, yo ya me había alegrado por el café” dijo van Gaal, quien luego confesó que su sed es reconquistar el primer puesto.

Hace una semana su equipo, tras la derrota 1-2 frente al Stuttgart, perdió el liderato de la Bundesliga; este sábado el Bayern lo puede recuperar al enfrentar en duelo directo al actual líder, el Schalke, del cual lo separan dos puntos. “Queremos ganar allí y volver al primer puesto de la clasificación” expresó Rummenigge, y van Gaal lo respaldó, “ese es el objetivo”.

Pocos días después de la victoria 2-1 sobre el Manchester United, el Bayern llega con “el viento a su favor” (Rummenigge) para el partido más importante de la jornada del fútbol alemán contra el Schalke, equipo al que 10 días antes, en el mismo estadio en marco de la semifinal de la Copa Alemana, ya derrotó (1-0 en el alargue). “Ese fue un partido de vida o muerte, el de mañana también lo es” consideró van Gaal.

El triunfo en la Copa Alemana, así como los obtenidos en la Champions League contra Juventus y Manchester, llenan de confianza al Bayern pues ellos han demostrado que en los “partidos claves” (Rummenigge) el equipo responde. “Hasta ahora hemos ganado todos los duelos de esas características” declaró van Gaal, quien fue respaldado por Rummenigge, quien agregó “uno ve que el equipo tiene la calidad para ganar ese tipo de partidos”.

“Tenemos que cosechar algo allí”

Como ya ocurrió en la Copa Alemana, el Bayern está preparado para enfrentar a un duro rival: “Schalke es bueno en los cobros de pelota quieta y no encaja muchos goles” analizó Mark van Bommel, quien asume que el anfitrión será muy defensivo al decir “Schalke no propone el partido, ellos sólo se refugian atrás; nosotros, en cambio, jugamos siempre a ganar”. El maltratado estado del gramado en la Veltins Arena (“no está al nivel de la Bundesliga, más bien parece de una cancha en Rusia” calificó Ivica Olic) favorece más al Schalke que a la filosofía implantada en el Bayer por van Gaal de mantener el control de la pelota con pases a ras de suelo.

De todas formas la discusión en torno al estado de la cancha no puede convertirse en una disculpa: “nosotros somos el mejor equipo de Alemania, tenemos la mejor plantilla de jugadores y lo que merecemos es el título” recalcó Philipp Lahm las ambiciones del Bayern al título, razón por la cual el partido contra Schalke aclarará el panorama. “No podemos perder” sostuvo Rummenigge, y Daniel van Buyten reforzó esta opinión manifestando “tenemos que cosechar algo allí, de lo contrario será difícil salir campeones”.

Schweinsteiger regresa

Un punto es el botín mínimo planeado para el sábado, y para obtenerlo van Gaal puede acudir a casi todo lo que tiene: Bastian Schweinsteiger, suspendido por acumulación de tarjetas amarillas contra Manchester, podrá volver a jugar; Arjen Robben, quien tuvo problemas de pantorrilla, estará de nuevo en la plantilla. “Lo intentamos todo” informó el entrenador, quien no precisó si el volante holandés jugará contra Schalke.

El entrenador del Schalke, Felix Magath, tampoco tiene problemas de personal y espera que el Bayern este el sábado con la cabeza en la Champions League: “presumo que cuando vengan ellos tendrán en mente el partido de vuelta y la posibilidad de alcanzar la semifinal” dijo Magath, quien en el 2005 y el 2006 ganó con el Bayern el doblete alemán.

El “picaro” Magath

El Bayern “sigue siendo el gran favorito al título” sostuvo el entrenador del Schalke, que el año pasado con el Wolfsburgo le arrebató el campeonato al club de Múnich, curiosamente casi exactamente en la misma fecha (un 4 de abril), luego de vencerlo por 5-1. Y por supuesto que el “picaro” Magath (Uli Hoeness) estaría satisfecho de repetir la experiencia, algo que es él confiesa: “si le ganamos al Bayern tenemos una gran oportunidad de obtener el título”.

El Bayern va a hacer todo lo posible por evitar que Magath vuelva a salir campeón: “cuando uno ha trabajado tan duro como lo ha hecho el equipo esta temporada, al final uno quiere cosechar triunfos. Va a ser un partido duro” evaluó Rummenigge. Para Olic “se trata del título, pero si jugamos como contra Manchester entonces no hay por qué temer”.