presentada por
Menú
2º título del Bayern

Celebración, doblete, alegría

La emoción no tuvo límites. Los jugadores del FC Bayern celebraron y bailaron ante una grada del Olympiastadion berlinés, donde 30.000 aficionados del equipo muniqués festejaban el segundo de los tres títulos posibles de esta temporada. Poco antes, el capitán Mark van Bommel había recibido el título de campeón de copa DFB de las manos de Horst Köhler, presidente alemán, tras una clara victoria por 4:0 frente al Werder Bremen.

"Una demostración de fútbol" (Karl-Heinz Rummenigge, presidente del Consejo de Administración), "Fútbol del mejor" (Uli Hoeneß, presidente), "único e impresionante" (Christian Nerlinger, director deportivo). Los responsables y directivos del ahora 8 veces campeón con doblete, se mostraban igual de eufóricos que los jugadores una semana después de haber conseguido su 22º título liguero. "Genial“ (Holger Badstuber), "sensacional" (Bastian Schweinsteiger), "como un sueño“ (Thomas Müller), así definieron los de corto lo vivido ayer en la final.

Los propios rivales tuvieron que reconocer que el 15º título copero del Bayern era más que merecido. El presidente del Werder, Klaus Allofs, habló de un"rival muy potente" que "en momento es claramente mejor que el resto de la liga". El ex-jugador del Bayern Torsten Frings, que fue expuslado por doble amonestación (77´), comentó que "el Bayern fue mejor. Merecieron ganar. El Bayern está en racha y tienen mucha confianza, no deben preocuparse para la final de la Champions League."

A una semana de la gran final de Madrid contra el Inter de Milán, los hombres de Louis van Gaal mostraron un impresionante estado de forma ante los 75.420 espectadores de Berlín y ante los millones de telespectadores que siguieron el encuentro por televisión . ""Ha sido un partido increíble. Hemos jugados de manera dominante, creamos muchas ocasiones y marcamos varios goles"; el técnico holandés se mostró muy contento tras "uno de nuestros mejores partidos en la temporada". "Nuestra victoria es totalmente merecida."

Tan sólo al inicio de cada mitad tuvo sus oportunidades el Werder Bremen. Y quién sabe que podría haber pasado de haber aprovechado algunas de las ocasiones. Pero el Bayern tomó el mando, adelantaron posiciones combinando con mayor velocidad, por lo que empezaron a crear ocasiones que "aprovecharon en el momento justo", tal como aclaró Philipp Lahm.

En la fase final de la primera mitad adelantó Arjen Robben (35´) al FCB tras transformar una pena máxima cometida por Per Mertesacker. En la reanudación Ivica Olic (51´) aumentó la ventaja justo en la mejor fase del Werder. Tras el 3:0 de Franck Ribéry 3:0 (63´) los jugadores del Werder bajaron los brazos. Schweinsteiger cerró el marcador con un gran gol en el 86.

Más fuertes que en el 2001

"No sólo mantuvimos el orden cuando teníamos el balón, sino también cuando lo tuvo el rival", afirmó Van Gaal y continúo aclarando que "estamos en un proceso. Creo que aún podemos jugar mejor." Según Hoeneß, el equipo actual "es más fuerte que el equipo de 2001. Por aquel entonces no dominábamos con tanta claridad a los rivales nacionales." Y Rummenigge resaltó del equipo "una pasión, una voluntad, un espíritu de lucha que hacía tiempo no teníamos."

Con esa voluntad y pasión debe conseguirse en las próximas semanas la "gran ocasión histórica" (Rummenigge) del triplete. "Tenemos mucha confianza. Ya hemos conseguido el doblete y vamos a Madrid sin nada que perder. Haremos todo para conseguir lo imposible", dijo Hoeneß. Y Philipp Lahm sentenció: "Aún tenemos algo por delante. Un doblete está bien, pero el triplete mejor. Queremos ganar el triplete como sea."

Para fcbayern.de en Berlin: Carsten Zimmermann