presentada por
Menú
'Los vellos de punta'

El Bayern celebra un título merecido

Alegres bailes en el campo de juego, duchas con champán en el vestuario y ganas de más: con la victoria por 3:1 (2:0) en el último partido como local de esta temporada, frente al VfL Bochum, el FC Bayern ha dado el primer paso hacia un triplete que sería histórico. Con una ventaja de tres puntos y 17 goles a favor sobre el FC Schalke 04, el FCB no dejará escapar su 22º título liguero en su visita al Hertha BSC Berlin en la última jornada.

"Ya no hay nada pendiente. Con el título liguero hemos alcanzado el objetivo que queríamos", comentó visiblemente contento el presidente del consejo Karl-Heinz Rummenigge. Con las nuevas primeras equipaciones rayadas, el equipo ofreció un gran rendimiento de gala ante los 69.000 espectadores; especialmente destacado estuvo el canterano Thomas Müller, quien con su hat-trick (18./20./69.) aseguró prácticamente el título para el FCB.

"Lo ocurrido hoy es sensacional. Los tres goles… es difícil de explicarlo con palabras. Me alegro enormemente", afirmó el hombre del partido, para quien "se hizo realidad un sueño. Muchos jugadores trabajan toda una vida para ser campeón alguna vez. A mí me ha sucedido en el primer año." Aunque no debe ser el último, ya que "ahora quiero seguir continuar soñando."

El jóven delantero de 20 años no es el único que piensa así. "Alcanzamos el objetivo más importante para nuestro club. Jugamos el mejor fútbol y ganamos el campeonato. Pero aún podemos ganar más.", comentó Louis van Gaal, quien el año pasado ya conquistó con el AZ Alkmaar el campeonato holandés y este año ha hecho lo mismo en la Bundesliga. "El título tiene mucho valor para mí. No creo que haya muchos entrenadores en Europa que tengan la suerte de haber ganado tres ligas en tres países distintos. Por ello estoy muy orgulloso."

La historia del 50º partido oficial de Van Gaal como entrenador del FC Bayern se resume rápido: "Los primeros 25 minutos fueron espectaculares, nuestro mejor fútbol en el Allianz Arena con goles de bella factura“, aclaró Van Gaal sobre los dos primeros goles de Müller. Al poco tiempo de que la afición del Bayern celebrara en el minuto 56 el resultado que llegaba del FC Schalke 04 - Werder Bremen, llegó el tercero.

"Se me han puesto los vellos de punta al escuchar al estadio celebrar el resultado de Schalke. Nos ha sorprendido pero pudimos verlo en el marcador. Ha sido increíble", manifestó Philipp Lahm tras el pitido final aún visiblemente emocionado por el ambiente de la grada, que no se vino abajo por el gol del honor del Bochum a cargo de Christian Fuchs (85´).

"Lo hemos celebrado, saltado, bailado y cantado. Ha sido genial", describió Arjen Robben así las primeras celebraciones en el vestuario tras el final del encuentro, en el que no faltaron las duchas de champán. "Hemos ganados todos un título, especialmente el cuerpo técnico y los directivos se han llevado una buena ducha", afirmó Holger Badstuber, quien al igual que Müller ha podido celebrar un título en su primer año como profesional.

Por la noche el equipo celebró el "virtual alirón" (Van Gaal) en un restaurante de Múnich. "Creo que podemos brindar un poco, pese a que sabemos que en las próximas dos, tres semanas podemos rematar la gran temporada realizada hasta el momento", dijo Bastian Schweinsteiger. El próximo sábado en Berlín recibirá el Bayern el título de campeón de la Bundesliga, una semana más tarde el FCB espera recibir otro título en el mismo escenario.