presentada por
Menú
'Un partido de igual a igual'

El reencuentro de Rummenigge con el Inter

Incluso después de 23 años, Karl-Heinz Rummenigge mantiene el vocabulario intacto. “Allora”, comienza y no para. “Sentenza”… “squadra”… “ricordo“… el presidente de la junta directiva del Bayern deja salir de sus labio palabras en italiano fluido, así como en su momento dejaba salir goles de sus botas. Para el Bayern, por supuesto (162 en 310 encuentros) y también para el Inter de Milán (24 en 64 partidos), el rival del club alemán el sábado en la final de la Liga de Campeones. Es por eso que Rummenigge es una fuente a consultar. En una rueda de prensa, a cuatro días de la final, el ex jugador de 54 años habla, contesta y traduce en italiano, 23 años después de haber dejado Milán.

Es evidente: los tres años (1984-87) que jugó para el “nerazzurri” lo han marcado. “Allí no sólo aprendí otro idioma, sino también otra faceta de la vida”, contó, “me volví más paciente, tranquilo, relajado”. Tiene “muy bueno recuerdos” de una “época sumamente feliz” en Milán. “A pesar de que futbolísticamente no fue tan exitoso. Lamentablemente no conquistamos títulos”.

Y si fuera por el jugador europeo del año 1980 y 1981, entonces el Inter se quedaría nuevamente con las manos vacías. “FC Bayern, triple campeón”, es el titular con el que sueña Rummenigge tras la final de la Liga de Campeones. Pero él sabe muy bien que el club muniqués tiene una parada muy difícil ante su ex club. “Inter representa la máxima calidad europea. Es un muy buen club, muy bien gestionado, con un gran entrenador. Sin embargo, tenemos buenas chances”.

'Un partido de igual a igual'

Rummenigge cree que las chances están “cincuenta y cincuenta (por ciento) para cada uno”, es “un partido de igual a igual”. Va a depender de la forma física de ese día. Que en Italia se hable del favoritismo del Inter no lo sorprende: “No tengo ningún problema en ese sentido. Yo tengo la impresión de que nuestro equipo gusta más”. Por cierto: el equipo de Louis van Gaal recibió nuevamente “grandes elogios” del directivo del Bayern, que habló de “gran voluntad, pasión, espíritu de lucha y calidad de juego”.

Alcanzar la final de la Champions, parece ser “mucho más difícil” que antes. “Con la creación de la Liga de Campeones, la calidad de los equipos aumentó sustancialmente”, dijo Rummenigge, “ya en la fase de grupos hay que jugar totalmente concentrado para no volverse a casa, como estuvo a punto de pasarnos esta temporada”.

Lucha por la cereza

Pero ahora el Bayern está en la final ante el Inter, lo que a Rummenigge también lo sorprende un poco: “Si me hablaban de favoritos al comenzar la temporada no hubiera mencionado ni al Inter ni al Bayern. Pero ambos clubes se lo merecen, porque jugaron una temporada fantástica”. La cereza de la tarta de la temporada, como la describe Rummenigge, quiere ponerla el Bayern.