presentada por
Menú
El Wembley alemán

'La atmósfera en Berlín es única'

No sorprendió la decisión de la DFB (federación alemana de fútbol), comunicada el 20 de abril último en rueda de prensa. La final de la Copa Alemana se seguirá llevando a cabo hasta 2015 en el Estadio Olímpico de Berlín. “La final de la Copa Alemana es, por su gran significancia en Alemania, un evento fundamental en la agenda deportiva berlinesa, y al igual que la final de la Copa de Inglaterra que se disputa en el estadio londinense de Wembley, uno no puede imaginarse que se dispute fuera de la capital germana“, explicó Bernd Schultz, presidente de la asociación de fútbol de Berlín.

Desde 1985, la final de la Copa Alemana se disputa en el estadio de Berlín. Y quien alguna vez estuvo allí como jugador, entrenador o incluso hincha, quiere volver cada año. “La atmósfera en Berlín es única, es el Wembley alemán“, dijo Karl-Heinz Rummenigge. Como jugador, nunca pudo darse el gusto de disfrutar de una final en Berlín, pero como directivo del Bayern, el sábado vivirá su octava final ante el Werder Bremen.

“Estar en la final de Berlín es algo muy especial“, opina también el responsable del Werder Bremen, Klaus Allofs. Los de Bremen son, después del Bayern (14), el equipo que más alzó Copa Alemana (6). En cinco oportunidades lo hicieron en el Wembley alemán, entre ellas, tras la tanda de penales, en 1999, ante el equipo bávaro. Un año después, cayeron claramente derrotados en el mismo escenario ante el mismo rival por 0-3.

¿Qué es lo que hace que la final en Berlín sea tan atractiva? Es la situación única de un estadio con las gradas repartidas mitad para cada equipo. “Es sensacional, con los hinchas, los colores de nuestro equipo, los del otro equipo, uno se da cuenta que está en una final“, señaló Philipp Lahm antes de su tercera final en Berlín. “Tengo la suerte de haber ganados dos veces la Copa. Es algo muy especial, siempre algo bonito, y por eso me alegro mucho de poder estar el sábado“.

Lahm, ante su tercer duelo

Lahm ya les contó a novatos como Thomas o Holger Badstuber, lo que significa la experiencia de Berlín. “Un partido, por la noche, todo Alemania está mirando: en su momento, cuando me convertí en jugador profesional, jamás imaginé lo bonito que es estar en Berlín“. El secretario general de la DFB, Wolfgang Niersbach, aseguró incluso: “La atmósfera es actualmente mejor que la de Wembley“.

Mario Gómez también está ansioso por el partido del sábado. “Es fantástico que en Berlín esté repartido el estadio mitad y mitad para cada equipo, es algo que no ocurre muy a menudo. Hay un ambiente muy especial en el estadio“. Para el delantero de la selección alemana es la segunda final de Copa. Hace tres años perdió la final ante el Núremberg, cuando aún jugaba para el Stuttgart y ahora quiere alzar el trofeo.

Bayern perdió en su debut

Arjen Robben disfrutará de su primer Wembley alemán el sábado. El máximo goleador del Bayern ya ganó la versión original londinesa en 2007 jugando para el Chelsea, en el estadio Wembley, donde desde 1923 se disputan las finales. “Son siempre grandes partidos, pero realmente son buenos partidos cuando también se gana“, reconoció Robben y destacó: “Ya festejamos la última semana con nuestros seguidores en el estadio olímpico, ahora queremos repetirlo el sábado“.

Para tener en cuenta: la mitad de las 14 finales de Copa ganadas, fueron en Berlín. Pero también sus únicas finales perdidas, fueron en ese mismo escenario: en 1985, como defensor del título, en su debut en ese estadio ante el Bayer Uerdingen (1-2) y hace once años, ante el Werder Bremen, desde los once metros. Lahm lo resume así: “Es un partido, y se obtiene una copa o ninguna“.