presentada por
Menú
"La mejor celebración de la historia"

Múnich celebra el título del Bayern

En el balcón donde no cabía un alfiler todos compartían la misma opinión:no habían vivido una celebración del título igual. 100.000 aficionados celebraron por las calles de Múnich y Marienplatz el triunfo liguero del Bayern. "¡Sois simplemente increíbles!" gritó Karl-Heinz Rummenigge dirigiéndose al público que abarrotaba la céntrica plaza muniquesa. Philipp Lahm afirmó: "Es la mejor celebración de la historia. No puedo recordar otra fiesta igual con los aficionados."

En el recuerdo quedará Louis van Gaal mostrando una pierna por encima de la balaustrada para certificar que llevaba los "lederhosen" tradicionales de Múnich. O el alcalde, Christian Ude, que comenzó de manera espontánea a bailar.Louis van Gaal, pese haber estado celebrando con el resto del equipo hasta las primeras horas de la mañana, se mostraba en forma. "¿Quién tiene la mejor defensa? preguntó a los aficionados que abarrotaban Marienplatz, "¡FC Bayern! ¿Quién tiene el mejor ataque? ¡FC Bayern! ¡Y por eso somos campeones!¡No sólo de Múnich, también de Gelsenkirchen, también de Bremen y en Hamburgo. Somos los mejores de alemania y quizás de Europa!"

Los aficionados no habían parado de cantar cuando Mark van Bommel les espetó "estaremos aquí de nuevo en dos semanas", en clara referencia a la final de la Champions-League. Y antes llega una final de copa que puede aportar un título más a las vitrinas del Bayern. Jörg Butt, que celebraba su primer título liguero se lo dijo claro a los aficionados "creo que merece la pena darlo todo para ganar las dos finales".

Pero no sólo en Marienplatz sintieron los jugadores del Bayern el calor de sus aficionados, también en el recorrido en coche que hicieron desde la calle Säbener hasta el centro de Múnich.

Rápidamente subieron al balcón del ayuntamiento, dónde les esperaba una gran pancarta con el lema: "¡Mia san mia! Y: Mia san Meister!" ("nosotros somos nosotros y nosotros somos campeones" en bávaro) Tras la aparición de todos los jugadores y cuerpo técnico, llego el turno del alcalde de Múnich: "Ha sido una temporada maravillosa con un fútbol fantástico. La ciudad de Múnich está orgullosa de su club."

Después llegarían las intervenciones de Rummenigge, Van Gaal y varios jugadores. Franck Ribéry, Thomas Müller, Holger Badstuber y Mark van Bommel entre otros, continuaron con la fiesta del 22º título liguero.