presentada por
Menú
Lleno de ganas

Olic tiene una cuenta por cobrar

En el equipo de Louis van Gaal él es el incansable, el que corre sin parar y trabaja hasta más no poder, uno que siempre está “lleno de ganas”, como dice el entrenador, un “loco por el fútbol” como lo califica su colega Thomas Mueller. Ivica Olic, al igual que en la cancha, mostró sus virtudes en la celebración del campeonato de la Bundesliga: “en la fiesta lo di todo” contó el lunes.

El delantero aún no se recupera completamente del éxtasis del triunfo, las escenas de alegría al terminar el partido del fin de semana en Berlín, que considera “increíbles”, se quedaron grabadas en su mente, “a eso le siguió una larga noche” el sábado, y el domingo una fiesta “con muchísimos aficionados, algo que nunca había vivido y jamás olvidaré” relató el croata, “yo llamé a casa y les dije ¡esto es una locura!”.

Ahora viene Bremen

Pero la fiesta se acabó, ya es pasado, “un momento que siempre recordaré, pero ya terminó” confesó Olic pensando en que la temporada aún no termina, este sábado se jugará en Berlín la final de la Copa Alemana contra el Bremen, y el equipo, sostuvo el delantero, está concentrado en ello. La final de la Champions League, una semana más tarde, tiene que esperar.

“Bremen pasa por un muy buen momento, no será un partido fácil” advirtió Olic que hace un año, jugando aún para el Hamburgo, perdió la semifinal de la Copa Alemana contra el tercero de la Bundesliga esta temporada. 2-4 fue entonces el resultado, Olic anotó el empate 1-1 pero falló ante Tim Wiese el cobro de tiro penal.

Positivo balance

“El año pasado el Bremen me eliminó en la semifinal, ahora tengo la oportunidad de ganar” dice Olic, quien ve en la final su opción personal de tomar revancha del Bremen. En la Copa Alemana el delantero tiene una cuenta por cobrar ya que en ella aún no ha marcado goles, lo cual se disculpa al revisar que en esta competencia apenas ha jugado un partido.

Por lo demás, Olic tiene esta temporada con el Bayern un balance impecable, no sólo porque después de ser campeón en Croacia y Rusia también lo es ahora en Alemania, sino porque es uno de los responsables de que el club de Múnich este a punto de hacer historia ganando el triple. En 39 partidos oficiales Olic ha participado en 27 goles (18 anotados y 9 servidos) y en la Champions League se puede convertir en el máximo artillero superando a Lionel Messi, quien tiene un gol más.

Hambre de goles, y de títulos

Con su gol en el último partido de la Bundesliga, el fin de semana pasado, Olic demostró que está en gran forma; además, tiene hambre de títulos: “no queremos sólo uno, los queremos todos, una oportunidad como esta no es frecuente” dice el delantero al tiempo que promete para la final de la Copa Alemana el sábado “lo voy a dar todo para ganar”.