presentada por
Menú
¿Doblete?

Un Bayern hambriento busca más títulos

Una semana después de haber conseguido el 22º campeonato alemán de Bundesliga en el Estadio Olímpico de Berlín, el próximo sábado por la noche, en la misma ciudad, el Bayern puede conseguir más: con un triunfo en la final de la Copa Alemana, podría llevar a Munich el segundo de los tres posibles trofeos en esta temporada.

“Estando tan cerca del objetivo, queremos ganar, es lógico”, dijo el entrenador Louis van Gaal el viernes en la última rueda de prensa previa al partido, en el mismo estadio de la final. “Yo obtuve la Copa en Holanda, España y me gustaría hacerlo en Alemania. Para mi es un gran desafío”, opinó el holandés y habló de “un buen presentimiento” antes de la final que se disputará por 25ª vez en Berlín.

“Conseguimos el primer título, eso no nos lo quita nadie. Ahora, el sábado nos espera la primera final”, dijo el directivo Karl-Heinz Rummenigge. Un triunfo ante los terceros de la tabla en la temporada de Bundesliga que acaba de finalizar, no sólo le daría al Bayern su octavo doblete, el sexto desde 2000, sino también “una inyección de seguridad” para enfrentar la semana que viene en Madrid, la final de la Liga de Campeones.

Independientemente de las dos finales, hemos hecho una gran temporada. Lo que nos espera es como la guinda de la torta, e intentaremos conseguirla”, opinó Rummenigge, quien advirtió sobre el Bremen: “No será fácil, tenemos un gran respeto por el Bremen”. Especialmente en las últimas semanas, el Werder “ha jugado un fútbol muy bueno y efectivo. Sin embargo pienso, que el Bayern tiene grandes posibilidades de conseguir el doblete”.

Delantera peligrosa

Para el jugador del seleccionado, Philipp Lahm, el sábado “en la final de la Copa Alemana se enfrentarán los dos mejores equipos alemanes del momento”. Y por eso mismo, el defensor pidió tomar muy seriamente el partido. Según Lahm, Bremen defiende “ahora mejor y de manera mucho más defensiva” que en el triunfo a finales de enero en Múnich por 3-2.

En cuanto a los goles, con 71, se ubica a sólo uno detrás del Bayern, como segundo mejor ataque de la Liga. “Uno sabe que bueno es Özil con la pelota, y que frío es Pizarro en el área. Definitivamente, no será un partido fácil. Hay que encontrar la mezcla perfecta entre ataque y defensa”, opinó Lahm: “Es una final y uno la quiere ganar, da igual ante quién sea”.