presentada por
Menú
En busca del triplete

Van Gaal vuelve a exigir a sus jugadores

El papel picado ya fue retirado hace tiempo del estadio olímpico de Berlín, las cervezas volvieron a las despensas y también en el centro de Múnich y su plaza principal, Marienplatz, volvió la calma, y tras un fin de semana en el que el FC Bayern y la capital bávara celebraron como no lo hacían desde hace muchísimo tiempo, Louis van Gaal y su equipo volvieron a la rutina. El lunes por la mañana, el campeón alemán volvió a entrenar con el objetivo de conseguir la triple corona.

“Todos queremos conseguir aún más y hoy empieza la preparación para ello”, dijo el director deportivo Christian Nerlinger. “No queremos conformarnos sólo con este título. Queremos ganar todo, ya que una oportunidad así no se da todos los días”, afirmó Ivica Olic. Él y sus compañeros festejaron la obtención del título de Bundesliga con todo, “pero hoy a la mañana, cuando nos juntamos, no hablamos demasiado sobre los últimos días”.

“Debemos mantener la mira en los objetivos”, había exigido ya el sábado el capitán Mark van Bommel. Y parece ser, que los campeones comprendieron la premisa. “Desde hoy vamos a volver a estar concentrados y a entrenar fuerte”, prometió Olic. Nerlinger no se hace problemas al respecto. “Tenemos que cambiar el chip, y sé que el equipo lo va a hacer. Tiene una gran personalidad, por eso no me hago ningún tipo de cuestionamiento”.

“Louis va a volver a exigirles”, aseguró el director deportivo. Y así fue. Con piques y ejercicios de pases, los jugadores terminaron de eliminar cualquier tipo de restos de alcohol de un largo fin de semana de festejos. “Desde afuera se pudo haber visto relajado, pero para nosotros, en el campo de entrenamiento, fue bastante duro”, señaló Philipp Lahm tras más de 75 minutos de entrenamiento.

Bayern quiere poner Múnich patas para arriba

Tras una maratón de autógrafos, los jugadores fueron juntos a comer. El martes, Van Gaal dará nuevamente descanso a su equipo y el miércoles ya comenzará a centrarse en la final de la Copa Alemana. El equipo viajará el viernes nuevamente a la capital alemana para prepararse para el partido final ante el defensor del título, el Werder Bremen.

Los días de festejo en Múnich se terminaron por ahora. El sábado, en el estadio olímpico de Berlín, podrían seguir, aunque no existen planes de festejos en caso de ganar la Copa Alemana. Pero en caso de que Van Gaal y su equipo ganaran las final de la Liga de Campeones una semana más tarde, “entonces Múnich quedará patas para arriba”, dijo el presidente del club, Uli Hoeness.