presentada por
Menú
Piques cortos vs. carrera de resistencia

“Entrenamos lo que necesitamos en un partido”

Cuando Marcelo Martins lleva la batuta, se escucha desde el último rincón del centro de entrenamiento. Zap, zap, zap. Como si se tratara de un metrónomo, marca el ritmo con sus manos, da una orden y los jugadores salen corriendo a máxima velocidad.

Louis van Gaal observa todo desde un carro de golf. Él mismo entrenaba de otra manera en su época de jugador en los años 70 y 80, según cuenta a fcbayern.de: “Yo he experimentado como no funciona. Por eso he desarrollado otro tipo de entrenamiento”.

'El fútbol es un deporte de intervalos'

¿Balones medicinales? ¿Chalecos de plomo? ¿Carreras por el bosque? Van Gaal niega con la cabeza. “Yo tengo otra filosofía“, explica el entrenador del Bayern, “practicamos lo que necesitamos en un partido”. Y eso no incluye precisamente carreras de resistencia. “Yo sé que en Alemania se hace mucho“, reconoció el holandés, pero “yo no lo hago. El fútbol es un deporte de intervalos“.

Los 90 minutos de un partido se caracterizan por innumerables y breves cambios de ritmo, piques cortos a alta velocidad. Eso es lo que entrena Van Gaal. “La gran diferencia entre un equipo de elite y un equipo amateur son los piques cortos con máxima intensidad“, dice el entrenador, “eso tenemos que entrenarlo. Y eso funciona sólo sin pelota. Esos son los únicos ejercicios que permito que se hagan sin balón”.

El ejemplo, la última temporada

Que el método de entrenamiento de Van Gaal funciona, se pudo comprobar claramente en la última temporada. “Fuimos siempre el equipo en mejor forma física, a pesar de disputar tres competiciones hasta la última instancia. En el segundo tiempo teníamos más fuerza y estábamos mejor que el rival“, repasa el director técnico. Entonces, que Marcelo Martins siga golpeando innumerables veces sus palmas. Y que los jugadores sigan explotando en piques cortos.