presentada por
Menú
Gran recibimiento

Los 'Oranje' entre la decepción y el ambiente festivo

El recorrido tradicional en coche de Múnich, se realiza en Amsterdam sobre agua. Con un recorrido en barco por los canales de la capital holandesa, Amsterdam, celebrarán el martes Mark van Bommel, Arjen Robben, Edson Braafheid y el resto de la delegación holandesa, el subcampeonato del mundo. Previamente visitarán a la reina Beatriz y al primer ministro holandés.

Los jugadores llegan a esta fiesta con una sensación agridulce. "Es difícil. Con la final de la Champions League también lo fue", aclaró Robben a fcbayern.de. Tras perder la final del mundial, la dececpción es grande. "Estuvimos muy cerca. Duele. Una oportunidad así quizás no vuelva", comentó el jugador del FCB.

Robben, Casillas y el árbitro

Aún así el devenir de la final ante España podría haber sido bien distinto. En el minuto 62 Robben se plantó sólo delante de Casillas y perdonó. "No tengo disculpas. Una ocasión así hay que meterla". Tampoco en el 83 pudo superar a su ex-compañero en el Real Madrid. "Puyol me hizo falta cuando iba dirección a porteria", comentó, "no me dejé caer porque pensé que marcaría el gol". Pero Casillas se hizo con el balón y no se señaló la falta.

El colegiado del partido fue el inglés Howard Webb, quien dirigió la final de la Champions League de hace dos meses entre el FC Bayern y el Inter de Milán. El árbitro ha sido criticado por ambos contendientes de la final. "El árbitro tuvo mucha influencia en el devenir del partido", comentó Louis van Gaal tras haber presenciado el partido desde la tribuna del Soccer-City

"Difícil de digerir"

"España tuvo más ocasiones, pero por nuestra parte Arjen Robben tuvo hasta dos claras ocasiones para marcar. Si lo hubiera hecho, ahora seríamos campeones", dijo el entrenador Bert van Marwijk. Andres Iniesta no falló y marcó el gol de la victoria en el minuto 116, a 4 del final de la prórroga. "Es difícil de digerir, sobre todo porque encajamos el gol justo antes del final", afirmó Robben.

La gran decepción de haber perdido la tercera final del mundial acompañará a los "Oranjes" por los canales de Amsterdam. "La decepción fue grande, pero se está convirtiendo en orgullo cuando veo la reacción de los holandeses“, concluyó Van Bommel.