presentada por
Menú
Ribéry recargado

‘Tengo mucha energía y quiero ganarlo todo’

Oui, oui, Franck Ribéry habla alemán. ¡Y cómo! Con cierta facilidad, el francés respondió este miércoles preguntas ante los periodistas. Sólo un par de veces consultó alguna cosa con su (casi desempleado) traductor, el resto lo entendió todo. Hay un nuevo Franck Ribéry ante la prensa. Y eso se ve también en el campo de juego.

Ribéry corre, Ribéry regatea, Ribéry dispara: la última vez, en la Copa Alemana ante el Windeck y antes en la despedida de Beckenbauer ante el Real Madrid. En ambas ocasiones se vio al jugador de 27 años con una actitud más positiva, más decidida, en pocas palabras, más comprometido con el Bayern. Aunque, en principio, no llegue a lograr todo lo que se propone, el que se esfuerza, termina consiguiéndolo.

Eso vale también para los entrenamientos. Pocas veces se vio a un Ribéry tan trabajado, se comenta en los círculos cercanos al entrenador. “Hay días que no tengo ganas, estoy cansado o con algo de dolor. Pero luego vengo aquí y trabajo con una sonrisa“, contó el mismo Ribéry.

Se lo veo, se lo escucha, se lo siente: “Tengo mucha energía y quiero hacer una gran temporada”, dijo Ribéry y agregó: “La temporada pasada fue difícil para mi”. Por una lesión en la rodilla izquierda se perdió gran parte de la primera vuelta, también tras la pausa invernal siguió la mala suerte de las lesiones, al ser sancionado por la UEFA, perdiéndose así de jugar la final de la Liga de Campeones.

Centrado en el Bayern

Ribéry comienza entonces esta temporada con mucha sed de revancha. “Quiero ganarlo todo“, advirtió. Ni la operación de ingle a fines de junio, ni la sanción de la federación francesa de fútbol tras la participación poco feliz de su selección en el Mundial lo detienen. “La sanción es una gran desilusión. Pero ahora me concentraré sólo en el Bayern“, aseguró.

Físicamente, el francés no está aún al 100 por ciento tras su operación. “Todavía tengo que entrenar más, jugar más, para poder entrar en ritmo“, reconoce. De todas formas, está preparado para jugar el viernes en el comienzo de la Bundesliga ante el Wolfsburgo. Para Ribéry es el primer partido en el que puede empezar “desde el campo de juego a devolverle algo” al equipo. “El Bayern es una gran familia para mi. Hoeness, Rummenigge, Hopfner, Nerlinger, todos tienen un gran corazón. Han hecho mucho por mi“, aclaró.

En su cuarto año con el equipo muniqués, Ribéry quiere “dar buenos pases, regatear, reírse y disfrutar”. Y, por supuesto, levantar trofeos. Todo esto puede hacerlo en el Bayern, por eso ha prolongado hace pocos meses su contrato hasta 2015. “Tengo un buen presentimiento“, dijo respecto a este nuevo comienzo. Y algo más: “Estoy feliz“.