presentada por
Menú
Mejor que en el 2009

Un gol con marca registrada

La gente que conocer a Mark van Bommel, no lo hubiera reconocido. El capitán del Bayern, quien fue bautizado como el “líder agresivo“ del equipo por el ex entrenador Ottmar Hitzfeld, es, afuera del campo, un tipo muy sensato y simpático. Y, como si fuera poco, un gran analista.

“El último año teníamos dos puntos tras tres partidos. Ahora, ya tenemos tres después del primero. Hemos mejorado“, analizó Van Bommel ante los periodistas después de la victoria 2-1 en el primer partido de la temporada de Bundesliga ante el Wolfsburgo. “El año pasado arrancamos con un empate, ahora tenemos los tres puntos“, destacó Karl-Heinz Rummenigge y agregó: “Fue importante haber empezado con una victoria para tener tranquilidad y entrar en confianza“.

Fue un duro trabajo conseguir los tres puntos en el arranque de la Bundesliga. De hecho, se obtuvieron desde los pies de Bastian Schweinsteiger en el último minuto de descuento ante un Allianz Arena colmado que explotó de alegría. “Queríamos ganar a toda costa“, dijo Schweini y señaló: “Cuando juegas para el Bayern, siempre tienes que creer, incluso en el minuto 92. Así me lo inculcaron“.

Con un poco de suerte, el Bayern ganó ante el campeón de 2009, en un partido que tuvo un tiempo para cada uno, pero que de ninguna manera ganó inmerecidamente el Bayern. En las estadísticas más importantes, el equipo de Louis van Gaal fue mejor. Tuvo una ventaja de 18 a 11 en tiros al arco, 9 a 3 tiros de esquina, 16 a 4 centros y 63 por ciento de posesión del balón. Así y todo, el equipo muniqués no hubiera podido quejarse si al final se quedaba sólo con un punto.

Van Gaal, contento

Tras un buen primer tiempo y el gran gol tempranero de Thomas Müller (9’), parecía como si el conjunto de Van Gaal hubiera seguido ininterrumpidamente con el impulso de la última temporada. “En el primer tiempo fuimos tan dominantes como terminamos la temporada pasada“, dijo Rummenigge. Wolfsburgo no tuvo ni una sola ocasión de gol en los primeros 45 minutos. “Jugamos de manera excelente, aunque tal vez un poco demasiado abierto“, reconoció Van Gaal.

Tras la pausa, el Bayern tuvo una “laguna“, como denominó Müller la fase hasta el merecido empate de Edin Dzeko (55’). “En los primero minutos estuvimos muy desconcentrados, muy distraídos“, criticó Rummenigge. “Es increíble que tantos jugadores hayan cometido tantos errores y tantas pérdidas de balones“, dijo Van Gaal, quien se alegró de no recibir más goles en esa fase: “Podrían habernos hecho dos goles, pero por suerte no fue el caso”.

Hay margen de mejora

El gol de Schweinsteiger fue la recompensa al esfuerzo y garra del Bayern, pero el equipo se nota que aún no está en forma. “En los amistosos intentamos agarrar un poco de ritmo, pero tiene que ir mejorando partido a partido”, consideró Müller. “Aún no estamos al 100 por ciento físicamente, pero eso es normal“, aclaró Schweinsteiger.

“Si dejamos los primeros quince minutos del segundo tiempo, fue un buen partido para nosotros“, dijo Müller y agregó: “Nos sentimos mejor que al principio de la temporada pasada. Creo que estamos en un buen camino“. El analista experto, Van Bommel, puede confirmarlo.