presentada por
Menú
"Un poco triste"

Mala fortuna en el último tercio

Ya habían transcurrido algunos minutos luego del pitazo final y Louis van Gaal aún continuaba sentado en el banco del estadio de Hamburgo; allí, solitario, el entrenador no paraba de ingresar apuntes en su libreta: ¿fue el 0-0 la cosecha de un punto o el despilfarro de dos? Más tarde en la cabina “le dije a los jugadores que era un poco triste el no haber ganado”, contó van Gaal, “tengo la sensación de que en este partido hubiéramos podido obtener un mayor botín”.

El entrenador del Bayern no estaba sólo con esa conclusión: “de alguna forma es triste el haber conseguido sólo un punto, ese era el ambiente en el vestuario” reveló Bastian Schweinsteiger. Aún estaban frescos en la memoria las impresiones del segundo tiempo en el que el Bayern cada vez era más dominante mientras el Hamburgo se quedaba sin piernas; “físicamente el Hamburgo estaba destruido en los últimos 15 minutos, allí teníamos que haber anotado un gol” se quejó van Gaal.

Su equipo mostró en Hamburgo una gran disposición que lamentablemente sucumbió frente al arco, “las oportunidades se presentaron, pero no supimos hacer uso de ellas” analizó el entrenador; Philipp Lahm, que en Hamburgo jugó su partido 200 en la Bunsdesliga, consideró que “en el último tercio nos faltó el pase definitivo para llegar al gol, allí tenemos que mejorar”.

De todas formas el Bayern convenció en Hamburgo: “nuestro objetivo era dejarles a ellos la iniciativa pues ellos tienen allí sus debilidades, las cuales queríamos aprovechar con un rápido desdoblamiento, lo cual conseguimos un par de veces” aclaró Toni Kroos la táctica del club de Múnich en el estadio rival con la que por poco se consigue un éxito. A los disparos de Thomas Müller (minuto 15), Hamit Altintop (minuto 31) y Kroos (minuto 41) les faltaron pocos centímetros para alcanzar su objetivo. “Cumplimos muy bien con las ordenes tácticas, y si hacemos un gol no hay muchos equipos que puedan derrotarnos” explicó Schweinsteiger.

Van Gaal estaba “muy contento” con la “entrega” de sus jugadores, quienes lo dieron todo para ganar “eso lo vimos, aún así no estoy satisfecho con que no hubiéramos hecho el gol, las oportunidades estuvieron allí porque el Hamburgo estaba rendido físicamente. No pudimos hacer uso de esa ventaja y estuvimos a poco de incluso perder”.

En el minuto 81 el poste salvó la valla del Bayern luego de un disparo en solitario frente al arquero Butt de Jonathan Pitroipa: “por supuesto que queríamos llevarnos a casa los tres puntos, pero teniendo en cuenta que el Hamburgo tuvo en los minutos de cierre del partido la oportunidad más clara de obtener la victoria podemos darnos por bien servidos con uno” comentó Lahm el resultado que en su opinión fue “un empate injusto; fue un partido equilibrado en el que ambos equipos tuvieron sus oportunidades”.

Rummenigge confiado

El directivo del Bayern, Karl-Heinz Rummenigge, abandonó el estadio del Hamburgo “totalmente satisfecho” comprendiendo que “el equipo jugó en Champions League con escasa 72 horas de antelación en tanto que el rival tuvo toda la semana libre”. Rummenigge no puede entender el calendario establecido por la liga: “se mostró aquí poca delicadeza al dejar jugar este partido un viernes en la noche”.

Van Gaal también criticó el calendario, especialmente al mirar la debilidad del Bayern por culpa de el gran número de lesionados que tiene en la plantilla: “es una locura que tengamos un partido cada tres días, ¡tenemos sólo 14 jugadores! Y el próximo duelo es el martes en la Copa Alemana contra el Bremen, e inmediatamente después, el viernes, viene el Friburgo”. Rummenigge, sin embargo, está convencido que van Gaal hará de su onceno de emergencia lo mejor que puede: “de alguna forma lo lograremos, quejarnos no nos ayuda”, por eso mira “optimista” lo que viene. “Para mí el resultado es un punto ganado”.