presentada por
Menú
Otra vez el hombre del partido

Schweinsteiger - 'así de fácil'

La vida de entrenador es a veces difícil. Que se lo pregunten si no a Louis van Gaal. Hace un año, en septiembre de 2009, se le echó corriendo en los brazos Franck Ribéry. El pasado enero se cayó huyendo de Arjen Robben. Y ahora ha sido Bastian Schweinsteiger el que ha probado si resistían los 97 kilos que pesa el holandés.

Con todo el impulso de la carrera, el centrocampista se le echó en los brazos el martes por la noche. Pero Van Gaal no se tambaleó nada, se alegró con su pupilo y el mismo emitió un fuerte grito de alegría, después de que Schweinsteiger se hubiera bajado. Fue divertido. Schweinsteiger hizo que para Van Gaal fuera divertido.

„El año pasado no marcó ningún gol y él estaba un poco decepcionado. Yo le dije: eso no importa. Si los demás los meten, es bueno también“, contó Van Gaal, „hoy los ha marcado él“. Y encima dos goles. Primero empatando el partido en el minuto 27 y luego dándole a su equipo el gol de la victoria sobre el Werder Bremen, en el minuto 74. Con sus dos goles el FC Bayern se clasificó para octavos de final de la Copa DFB.

Es su trabajo

Después del segundo gol, un pontente disparo desde una distancia de 30 metros que entró por la esquina de la portería, Schweinsteiger dio rienda suelta a su alegría. „Tenía que marcar el gol, así de fácil. Tenía mucho espacio y sólo he esperado a que me llegase el balón. Y me llegó gracias a Dios“, declaró después del partido sobre el gol que lleva la marca de gol del mes. „Mi trabajo también es hacer algún gol. Si encima es un gol decisivo, mejor todavía“.

No era la primera vez está temporada que un gol suyo decidía un partido. Ya en la primera jornada de la Bundesliga contra el Wolfsburgo (2-1), marcó el gol de la victoria, y en la Champions League contra el Basilea (2-1) y ahora en la Copa contra el Werder Bremen (2-1), dio la vuelta a los partidos marcando dos goles en ambos encuentros. En total cinco goles esta temporada para el jugador de 26 años, y los cinco de gran importancia para el equipo. Schweinsteiger es en estos momentos el hombre del partido del FC Bayern.

Mala suerte

Y eso que la pasada temporada Schweinsteiger parecía estar perseguido por la mala suerte. Siete veces dieron sus remates en los postes o en el travesaño durante la temporada 2009/10. Pero tampoco fue „ningún gol“, como dijo Van Gaal, el centrocampista al acabar la temporada había marcado dos goles en la Bundesliga y uno en la Copa.

„Le valoramos mucho, es un gran jugador“, dijo Christian Nerlinger, „el año pasado tuvo mala suerte, y ahora marca. Si a su calidad como jugador añade el marcar goles, entonces será un increíble jugador“. Pero marcar goles „no es mi función“, como señaló Schweinsteiger. „Intento darle ritmo al partido y dar buenos pases“.

Nominado por la FIFA

Con su interpretación como „6“, el jugador se ha hecho en los últimos años un nombre también a nivel internacional. Y así poco antes de marcar los dos goles al Werder Bremen, la FIFA le nominó entre los jugadores candidatos al Balón de Oro 2010. „La pasada temporada creció mucho como jugador y jugó un buen Mundial“, dijo Jörg Butt.

Casi a escondidas, tranquilo y en silencio, sin grandes palabras, Schweinsteiger ha ido asumiendo el papel de líder dentro del FC Bayern y de la selección alemana. Eso tiene que ver con su nueva posición en el centro del campo, donde juega desde hace un año y con la experiencia de 226 partidos de Bundesliga, 83 con la selección y 62 partidos de Champions League. Como un „proceso normal de maduración“, define el propio jugador su evolución.

Un bombazo

„Es además capitán y un jugador muy importante. Lo ha confirmado muchas veces“, dijo Van Gaal, que ha hecho al bávaro tercer capitán del equipo. Que sea precisamente Schweinsteiger el hombre del partido contra el Werder Bremen, no le parecía a Butt „nada sorprendente. Eso caracteriza a este tipo de jugadores, que están ahí, cuando la cosa se pone difícil“. Y eso que el centrocampista acaba de superar una lesión. En el último partido de Bundesliga contra el Hamburgo, era la primera vez que volvía a jugar los 90 minutos.

Sus dos semanas de baja por lesión no se notaron para nada durante el partido del martes. Incluso recibió el elogio del contrario. „Un bonito gol, un bombazo“, opinó el entrenador del Bremen Thomas Schaaf, „un gran gol de Schweini“, dijo por su parte Claudo Pizarro. Y su compañero Toni Kroos dijo: „Ha dado de lleno“. Sí, primero en la portería y luego con su entrenador