presentada por
Menú
El gran día de Mario

Tres goles y un poco de magia

El mes de octubre le está saliendo redondo. Todo empezó con un entrenamiento antes del partido ante el Dortmund, en el que marcó desde todas las posiciones y modos posibles. Luego vendría el partido ante Kazajistán, en el que metió su primer gol con la selección alemana tras tres años. Y más tarde, uno de los mineros chilenos recientemente rescatados llevaba su nombre: Mario Gómez. Por eso tenía muy claro el delantero del Bayern, que el partido ante el Hannover le “iba a salir muy bien”.

Y así fue. Mario Gómez anotó los tres goles del Bayern en la victoria del sábado por 3-0 contra el Hannover 96. Su primer gol en la Bundesliga este año, su primer hat-trick con el equipo bávaro. Tras el final del partido, envió a través de la televisión “muchos saludos a Chile. El mayor de ellos fue rescatado, Mario Gómez. Los 33 han sido rescatados”, declaró el jugador del Bayern luciendo el 33 a su espalda. Que su sequía de goles haya terminado no es “una casualidad”, sinó que esa era “su suerte”, dijo. La suerte de meter tres goles. “Eso fue con un poquito de Abracadabra”.

Destino, azar o magia, pero en cualquier caso, la vuelta de Gómez no es ninguna casualidad. “He estado esperando un día así”, declaró, “en las últimas semanas he tratado de entrenar fuerte, al menos para mí mismo, aunque no tuviera la oportunidad de jugar.” Hace dos semanas entró en el once inicial contra el Dortmund por primera vez esta temporada. “Jugó bien, sólo tuvo la mala suerte de no aprovechar las ocasiones”, apuntó Karl-Heinz Rummenigge.

15 veces saliendo de suplente

Tras el parón por las selecciones, Gómez volvió a salir en el once inicial ante el Hannover, y no sólo hizo un buen partido, sinó que volvió a marcar. “Por supuesto que es bonito. No jugaba desde hacía tiempo, y ahora vuelvo a estar dentro. Ahora disfruto”, declaró el hombre del partido, quien nunca dudó de si mismo. “Yo sé de lo que soy capaz, y siempre dicho que si juego desde el principio y estoy en forma, voy a meter goles”.

Salir de inicio es algo a lo que Gómez no está acostumbrado. Tras diez goles en 25 partidos de liga, se lesionó a principios de marzo y desde entonces quedó como tercera opción tras Miroslav Klose y Ivica Olic. 15 veces salió desde el banco tras recuperarse y sólo una vez (en abril en Leverkusen) formó parte del once inicial. Sus números: un solo gol en el partido de Copa frente al Germania Windeck de la quinta división alemana.

‘Mario quería marcharse’

“Jugar es crucial para mí”, explicó Gómez. “No soy un jugador que pueda brillar en sólo cinco minutos, sinó que tengo que formar parte del juego, estar metido y crear ocasiones”. Incluso contra el Hannover le llevó algún tiempo. “Hasta el minuto 21 (cuando cabeceó a la red el 1-0), no tuve ninguna ocasión de gol. Si hubiera entrado en el minuto 70 quizás no habría tenido ni siquiera una sóla para marcar”.

En agosto, Mario Gómez estuvo a punto de cambiar de aires. “Entré en las oficinas y les dije que la situación no me hacía ya feliz. Estoy en el mejor club del mundo, pero sólo disfruto si puedo jugar y ayudar al equipo a conseguir títulos” explicó. Rummenigge aplazó unas negociaciones con el Liverpool que estaban “bastante avanzadas”, y luego cerró el caso. “Mario quería irse, pero en el penúltimo día antes de cerrarse el mercado de fichajes le dije que se quedaba.”

‘Tres goles magníficos’

El presidente del Bayern le hizo saber al fichaje más caro en la historia del club “que creemos en él y que de él esperamos que finalmente arranque. Eso es lo que acaba de hacer en el último mes. El resultado es que un jugador de su calidad, en cualquier momento puede meter goles como los que hoy ha marcado. Siempre he creído en Mario Gómez. Para mí es el delantero más completo que tenemos. A veces hay que tener fe y paciencia con un jugador, y este debe aprender a tenerla en si mismo”

Dos goles de cabeza (21’ y 90’) y otro tras una gran jugada individual (77’) ante el Hannover, dan la razón a la decisión del club. “Fueron tres goles fantásticos” dijo Van Gaal que consideró el segundo gol de Gómez -pared en el mediocampo, se va de la defensa, le rompe la cintura al central y dispara seco lejos del alcance del portero- como un gol marca de la casa Gómez. “Tiene mucha calidad. Cuando está con confianza, mete este tipo de goles”.

Confianza en uno mismo

La confianza del entrenador se la ha ganado ya Mario Gómez. “A un delantero que acaba de marcar tres goles, no lo cambiaría nunca”, aclaró Van Gaal, quien se mostró contento que el delantero haya recuperado la confianza tras su hat-trick. “Creo que veremos durante las próximas semanas un buen Mario Gómez”. Que siga la magia.