presentada por
Menú
Doble retorno

Ribéry y Breno han vuelto

Apenas se había jugado una hora del 181° derbi entre el FC Bayern y el Núremberg, cuando el público del Allianz Arena estalló en una cerrada ovación. Philipp Lahm acababa de lograr el 2:0 de penalti y en en ese momento Louis van Gaal mandó a calentar a Franck Ribéry. "Ribéry, Ribéry" empezaron a gritar los aficionados.

En el minuto 70 el francés retornó a los terrenos de juego tras siete semanas y media de baja por una rotura de ligamentos en el tobillo causada en el partido ante el 1899 Hoffenheim. Y en los 20 minutos que disputó de su reaparición, el extremo nacido en Boulogne-sur-Mer se mostró muy activo en el juego de ataque del Bayern.

"Estamos muy contentos con su vuelta. Se ha visto que le hace mucho bien a nuestro juego", afirmó el presidente de la Junta Directiva, Karl-Heinz Rummenigge. "Ha dejado una gran sensación, ha realizado acciones fantásticas. Se le ha visto con mucha chispa", declaró el director deportivo, Christian Nerlinger.

Al poco tiempo de estar en el partido, Ribéry regateó por banda izquierda al defensa del Núremberg Juri Judt y sirvió un gran centro en bandeja a Thomas Müller, quien no acertó a batir al guardameta Raphael Schäfer. Poco después su buen saque de esquina lo convirtió Mario Gomez en el 3:0. Y justo antes del final asistió de nuevo a Müller que fue derribado en el área, pero el claro penalti lo falló posteriormente Gomez.

Mención especial a los jugadores que regresaron

"Lo metí en el partido porque podía ser muy peligroso si el Núremberg se iba hacia arriba", aclaró un contento Van Gaal por que el internacional francés está "de nuevo en forma" El técnico holandés lamentó que otros centros de Ribéry no se convirtiesen en gol. "Hoy podría haber dado tres asistencias, pero dos de ellas no se marcaron. Es una lástima para él."