presentada por
Menú
Sin Ribéry ni Badstuber

'Sin menospreciar al Borussia'

Todavía sin Franck Ribéry y Holger Badstuber, pero decididos a empezar el sábado contra el Borussia Mönchengladbach lo que Karl-Heinz Rummenigge denominó la „escalada“ en la Bundesliga. Será un partido importante para los dos equipos, por eso para Bastian Schweinsteiger el jugar contra el último de la clasificación „no hace la cosa más fácil“, pues según el centrocampista, „también nosotros estamos obligados a ganar“.

En el estadio Borussia-Park, para el que no queda una sola entrada desde hace semanas, ante 54.057 espectadores, se enfrentan pues dos equipos que no se pueden permitir perder puntos. Y Louis van Gaal vuelve a poder contar sólo con 15 jugadores. Para Ribéry y Badstuber, con los que el holandés confiaba en poder contar, llega el partido todavía demasiado pronto. „Ribéry no está todavía del todo en forma, tampoco Badstuber“, dijo Louis van Gaal, „así que no tiene sentido que vengan a Mönchengladbach, es mejor que entrenen“.

'Todos pueden ganar a todos'

Por eso Ribéry y Badstuber se han quedado en Múnich y no han viajado a Düsseldorf, ciudad muy cercana a Mönchengladbach a la que voló el equipo directamente desde Rumanía. „Es la mejor decisión“, opinó Schweinsteiger sobre el plan de viaje, „así podemos preparanos mejor para un partido importante para nosotros“. Más puntos no quieren dejarse en el Bayern en el camino. „Nos quedan todavía siete partidos (hasta la pausa invernal – nota de la redacción), y queremos llevarnos todos los puntos“.

Los tres puntos el sábado contra el farolillo rojo, que ha encajado 30 goles en diez partidos y que no gana desde hace ocho jornadas, no están desde luego garantizados. „En Alemania no importa contra quien se juegue. Todos pueden ganar a todos, también el Borussia Mönchengladbach puede ganar al Bayern de Múnich“, enfatizó Van Gaal, cuyo equipo llega al encuentro sin haber perdido en los últimos seis partidos.

Frontzeck pide corazón

„No será un partido fácil“, advirtió ya Rummenigge en el banquete celebrado en Cluj tras el partido, „ellos también pueden correr y luchar. Desde luego no van a llevar la bandera blanca desde el principio y no nos van a dar los puntos así como así“. Precisamente el entrenador del Borussia Michael Frontzeck pidió a su equipo „corazón, pasión, organización y disciplina“.

Al igual que el Bayern, el Mönchengladbach no podrá contar con bastantes jugadores para el encuentro. Ocho jugadores le faltarán al equipo. „Pero no por eso nos vamos a esconder en nuestra área y a jugar con más defensas“, anunció Frontzeck, que estaba „impresionado“ con la victoria del Bayern en la Champions por 0-4 ante el Cluj.

Como en Cluj

El equipo quiere seguir jugando como en Cluj en el Borussia Park. Hay que „jugar con las mismas ganas de la primera parte“, dijo Mario Gómez, „cuando dejamos correr la pelota y el contrario no podía entrar a pelearla“. También Van Gaal opinaba igual: „tenemos que jugar con las mismas ganas. Es lo más importante, pero también difícil“.

Una gran oportunidad para el Borussia

Y no tanto por una cuestión física, sino más bien mental, como explicó Schweinteiger ante el séptimo partido en 22 días: „Lo difícil es concentrarse mentalmente para el siguiente partido. En el aspecto físico, siempre funciona de alguna manera“.

En que sus jugadores le den al interruptor mental, es en lo que trabaja Van Gaal en su preparación del partido, con conversaciones individuales, por líneas o con todo el equipo. „Con mi preparación no pueden menospreciar al contrario“, explicó. „Sabemos que el Borussia nos lo pondrá tan difícil como pueda. Es una gran oportunidad para ellos, para iniciar la recuperación“, opinó Schweinsteiger, que está seguro de una cosa: „No los vamos a menospreciar“.