presentada por
Menú
¡Feliz Navidad!

Con confianza en el nuevo año

Era ya muy tarde cuando los héroes de la Copa Alemana regresaron a Múnich, a poco más de las 2 y media de la madrugada el bus arribó a la sede deportiva del club; cansados pero contentos después de la victoria 6-3 (2-2) sobre el Stuttgart, Louis van Gaal y sus jugadores se marcharon a casa para unas horas más tarde reunirse por última vez en el 2010. Cumplido un examen de rendimiento el entrenador despidió al equipo en unas muy merecidas vacaciones navideñas.

El Bayern regresará con el viento a su favor en el 2011, cuando a partir del 2 de enero se empezará a preparar la segunda vuelta del torneo local. En la Bundesliga se lucho por el actual quinto puesto a sólo 4 puntos de diferencia del segundo lugar, en la Champions League y en la Copa Alemana se sigue en competencia; los responsables del aspecto deportivo en el club calificaron positivamente a todo el grupo: “Tenemos una posición de partida en el 2011 que nos permite estar confiados en el nuevo año” evaluó el director deportivo Christian Nerlinger este jueves.

Haciendo acopio de sus últimas fuerzas el equipo de van Gaal se encargó de mejorar el ambiente con su triunfo 6-3 sobre el Stuttgart en el que sería un loco partido de cierre del 2010 ante 40.500 espectadores; 9 goles, 2 expulsiones, un penalti desperdiciado y todo lo que se puede esperar de una gran noche de fútbol se pudo observar en la despedida del año.

“17 goles en dos partidos, eso es lo que quiere ver el público. En dos partidos marcamos 11 goles, maravilloso, somos ofensivos, atractivos y dominantes”, dijo Karl-Heinz Rummenigge tras la segunda visita consecutiva a Stuttgart. Van Gaal agregó: “Ese fue un partido lleno de pasión y entusiasmo”, mientras Nerlinger se refirió a un “luchado compromiso de copa”.

“Será un partido muy diferente al del domingo” habían vaticinado al unisono los integrantes del Bayern, pero exactamente como el domingo, el del miércoles no fue un espectáculo para personas con nervios frágiles o debilidades cardiacas. En los primeros 8 minutos el Bayern ya estaba arriba en el marcador por 2-0; a 13 minutos del final las cosas estaban 3-3 pero entonces Thomas Mueller, Miroslav Klose y Franck Ribéry le regalaron a Múnich el triunfo. El Stuttgart se encargó de sellar su propia suerte con las expulsiones de Khalid Boulahrouz y Matthieu Delpierre, además, desperdició un penalti.

¿Errores? ¡Olvidémoslos!

“Nos pasan actualmente cosas muy raras en la defensa” contó Mueller; van Gaal dijo “hoy pudimos haber perdido” y el portero Joerg Butt resumió “fueron dos partidos locos en los que claramente estabamos en ventaja y sin embargo nos complicamos las cosas”.

El presidente Uli Hoeness analizó las cosas, teniendo en cuanta que se pasó a los cuartos de final de la Copa Alemana, de una forma más generosa: “Antes de navidad no se habla de errores, mejor se alegra uno por la victoria en Stuttgart”. Rummenigge también fue muy positivo luego del cuarto triunfo consecutivo del equipo: “Somos el único club con vida en todas las competencias en las que participa”. Schweinsteiger añadió: “Tenemos suficiente calidad para aprender de nuestros errores, corrigiéndolos haremos una excelente segunda vuelta”.