presentada por
Menú
Frente a su ex-equipo

Gomez feliz por el doble reencuentro

Mario Gomez no ha jugado muy a menudo frente al VfB Stuttgart en sus 25 años de vida. La penúltima vez tenía 15 años y perdió por 0:7 con el SSV Ulm. Un par de meses más tarde ya era jugador del Stuttgart, donde jugó durante ocho años, hasta que en 2009 fichó por el Bayern. Y con el equipo muniqués se midió por última vez al Stuttgart en Octubre de 2009, el resultado un empate 0:0.

Ninguna victoria, ningún gol, ese es el balance de Gomez ante el Stuttgart. Ahora quiere cambiar esas cifras, ya que el FC Bayern se mide por partida doble al VfB en este final de año: el domingo en la última jornada de la primera vuelta de la Bundesliga y tres días más tarde, el miércoles, en los octavos de la copa alemana.

"Está claro que es un partido distinto", afirmó el delantero del Bayern el jueves, tres días antes del reencuentro con el VfB. "Aún tengo muchos amigos en Stuttgart. Y en el equipo hay muchos jugadores con los que jugué muchos años. Uno de mis mejores amigos juega allí“, resaltó Gomez, "pero al fin y al cabo nos jugamos los tres últimos puntos antes de la pausa invernal."

Gomez podría ayudar al Bayern con su capacidad goleadora. El delantero no estuvo presente en el 3:0 ante el FC St. Pauli por un enfriamiento, pero el domingo tiene todas las papeletas para jugar. Desde el martes ha estado entrenando en solitario. "He reforzado bien, no he recaído", comentó el pasado jueves, "creo que mañana podré entrenar de nuevo con el equipo." Antes de ese proceso gripal Gomez había logrado unos números espectaculares. 15 goles en 12 partidos y es el máximo goleador del Bayern con 16 en total.