presentada por
Menú
Uli Hoeneß cumple 60 años - 'Él es el FC Bayern'

¡Felicidades presidente!

Si se colocase un monumento en honor a Uli Hoeneß, ¿cómo debería ser? ¿Esculpido en piedra e imitando sus característicos saltos en el palco? ¿O quizás cuando es manteado por los jugadores sobre el césped? ¿Qué título debería agarrar con su mano? ¿La Champions-League? ¿El título liguero? ¿Y cómo podría representarse su gran corazón?
Hoy jueves celebra “Mr. FC Bayern” su 60° cumpleaños. “Piensa FC Bayern, siente FC Bayern, vive FC Bayern, él es el FC Bayern. 24 horas al día, 365 días al año, toda su vida”, de esa forma describió Karl-Heinz Rummenigge el extraordinario rol que Uli Hoeneß ha venido jugando en el FC Bayern desde hace 42 años. Primero como jugador, luego como gerente, consejero y presidente.

“Ha tenido una contribución extremadamente grande para que este club este genialmente colocado en el mundo del fútbol”, subrayó Rummenigge y anunció que el 13 de enero se celebrará una gran fiesta de cumpleaños. El FC Bayern homenajeará a “su” Uli Hoeneß, quien define su relación con el FC Bayern “simbiósis”. “Se lo merece”, comentó Rummenigge.
Y habrá muchas cosas que celebrar. Uli Hoeneß nació hace 60 años en Ulm y llegó al FC Bayern en 1970. Allí, el rápido delantero, conquistó la Intercontinental, tres copas de Europa, tres ligas y una copa alemana. Con la selección se proclamó campeón de Europa y del mundo. Tras 239 partidos en la Bundesliga (86 goles), una lesión en la rodilla puso fin a su carrera deportiva en 1979. Pero ese adiós prematuro supuso el inicio de una segunda carrera como directivo del FC Bayern. Bajo su mandato el club se ha convertido en una referencia mundial.

Fundamentos en los años 80

Uli Hoeneß asumió el cargo de director general con 27 años y, pese a las dudas que se levantaron por su juventud para el cargo, demostró que lo importante era el rendimiento y no la edad. Además afrontó dos grandes problemas que acechaban al club muniqués: una deuda de 6 millones de marcos y una sequía de títulos ligueros que ascendía a cinco años. Y para lograr la recuperación económica el FC Bayern tuvo que convertirse en una marca: el mejor club alemán.

Un año antes, aún siendo jugador, Uli Hoeneß logró con la intervención de la empresa de Ulm Magirus Deutz que Paul Breitner regresara al conjunto muniqués. Con Breitner, el joven Karl-Heinz Rummenigge y Klaus Augenthaler, el equipo atesoraba mucha calidad de nuevo. El Bayern conquistó varias ligas consecutivas en los 80 y ese fue el fundamento de la recuperación económica del club. En la primera década de Hoeneß como directivo, el Bayern conquistó 6 ligas. Después han llegado 11 más, así como 10 títulos de copa, en 1996 una UEFA y en 2001 la Champions League y la Intercontinental.

En la noche de Milán en la que el equipo entrenado por Ottmar Hitzfeld y liderado por Stefan Effenberg y Oliver Kahn conquistó la Champions ante el Valencia tras la tanda de penaltis, se cumplió el sueño de Hoeneß. “Siempre hemos intentado conquistar los máximos éxitos deportivos sobre una base económica saneada. Con esta victoria hemos demostrado que es posible”, afirmó Uli Hoeneß aquel día. Aún hoy sigue colgado en su pared una gran foto con el gigantesco mosaico que hicieron los aficionados del Bayern en San-Siro: “23 de mayo de 2001 – ¡Hoy es un buen día para hacer historia!.”

Desde el principio Uli Hoeneß siempre quiso que el FC Bayern estuviera a la altura de otros grandes clubes internacionales como el Madrid, el Milán, el Barcelona o la Juventus. Algo que ha logrado sin duda, pues desde 1979 el Bayern ha disputado seis finales europeas, aunque se perdieron cuatro: dos de Copa de Campeones ante el Aston Villa (1982) y el FC Oporto (1987), y dos de Champions League frente al Manchester United (1999) y el Inter de Milán (2010).

El principio de la prudencia mercantil

Mientras que los rivales de Italia, España o Inglaterra dominaron las competiciones y el mercado de fichajes basándose en aventuras crediticias, fantásticos ingresos televisivos y una política tributaria propicia, Uli Hoeneß siguió un principio de prudencia mercantil sostenible. Sin compromiso ha respetado la regla de gastar siempre menos de lo que se ingresa.

Con la irrupción en la Bundesliga del término mágico para aumentar los ingresos, el “Merchandising”, Uli Hoeneß fue el primero en adaptarlo y modificó las estructuras del club. El Bayern tenía sábanas, toallas, moda, perfumes propios. Hoy en día el catálogo contiene más de 600 artículos.