presentada por
Menú
Espera un periodo sin lesiones

Robben quiere 'volver a divertirse por fin'

Arjen Robben. Los aficionados del nombre relacionan muy buenos momentos con ese nombre. Sin el holandés, por ejemplo, el FC Bayern no habría llegado a la final de la Champions League 2010. Pero desafortunadamente Arjen Robben tiene otra cara: las numerosas lesiones. El extremo se lesionó de gravedad en dos ocasiones el año pasado: primero un desgarro muscular sufrido en el mundial 2010, luego una pubalgia que le hizo perderse gran parte de la primer vuelta.

Por ello Robben sólo pudo disputar 12 partidos oficiales en la primera mitad de la temporada 2011/2012. Como “increíble” definió el holandés de 27 años las dos últimas lesiones. Robben no habla mucho sobre el pasado. Tras recaer, la “inseguridad” se convirtió en un “gran problema”. Ningún médico del mundo pudo asegurarle una fecha para su reaparición sobre el césped.

Todavía hoy sigue teniendo dolores en la región inguinal. “Pero va en ascenso, puedo entrenar bien”, aclaró Robben. El apoyo del club nunca le faltó. El presidente Uli Hoeneß no se ha cansado de repetir la importancia de Robben para el FC Bayern. Algo que “me ihzo mucho, mucho bien”, confesó el jugador cuyo contrato cumple en año y medio, y añadió: “Me siento muy a gusto y no veo ningún motivo para marcharme.”

Robben se siente valorado, pero no sólo por la directiva. El técnico Jupp Heynckes sabe perfectamente lo que tiene en banda derecha: “Arjen puede decidir los partidos, el gol ante el Bochum en copa, en el último minuto, no es fácil de marcar. Y él metió al Bayern en la final de la Champions de 2010.” Para también lograrlo esta temporada, es necesario que Robben vuelva a estar en forma. “Eso es lo que le deseo”, recalcó Heynckes.

“Sigo teniendo confianza en mí mismo”

En la concentración invernal de Catar, Robben aún no se ha perdido ningún minuto de los entrenamientos. Según Heynckes, el holandés está trabajando “aplicado, ambicioso y entregado”. En el amistoso de ayer jueves, incluso Robben marcó el primer gol del Bayern en 2012. “Un gol increíblemente importante”, valoró el extremo tras el partido.