presentada por
Menú
Sólo terceros

El Bayern tiene que 'ponerse en marcha'

Decepcionados, sin palabras y cabizbajos abandonaron los jugadores del FC Bayern el MAGE SOLAR Stadion de Friburgo ayer sábado. Sólo 30m separaban la zona mixta del autobus del equipo, pero el camino se hizo eterno tras el 0:0 cosechado ante el farolillo rojo de la Bundesliga.

“Hoy el FC Bayern no fue el que esperamos”, afirmó Christian Nerlinger con claridad tras una “noche muy desilusionante” que le dejó “muy pensativo”. El empate sin goles ante el colista hace caer al Bayern al tercer puesto y a cuatro puntos del líder, el Borussia de Dortmund. “Si continuamos como hoy, no tendremos el título liguero a nuestro alcance”, subrayó Nerlinger.

El director deportivo del FC Bayern describió el juego del equipo, especialmente en la primera mitad, como un “gran enigma. Echamos en falta todo aquello que se necesita para jugar un fútbol exitoso.” Nerlinger añoró sobre todo “ elementos básicos como agresividad, disposición e intensidad” en un equipo, que ya “no tiene en sus propias manos” el primer puestos, tal como resaltó el capitán Philipp Lahm. “Hoy fue un gran revés.”

El técnico Jupp Heynckes también confesó estar “muy insatisfecho” con los primeros 45 minutos de sus hombres. El entrenador de 66 años ya había avisado a sus jugadores de “que nos mediríamos a un rival que jugaría muy agresivo, que correría mucho y que irían con todo al cruce. Y eso lo pudimos ver en la primera mitad”, recalcó Heynckes tras el partido.

Su equipo en la primera mitad “estuvo dormido, jugamos muy blandos. Pensamos que sólo con nuestro juego lograríamos tener éxito.” Faltó “afrontarlo de manera enérgica, con velocidad”. “Ha sido una gran decepción, contábamos con algo más”, dijo Lahm, “pero en la primera mitad hicimos muy poco. Así no se puede ganar en Friburgo.”

En la segunda mitad, después de una charla “con tono elevado y enérgico” protagonizada por Heynckes, el juego del Bayern mejoró claramente. “Presionamos y creamos algunas ocasiones de gol. El equipo fue entonces como deseaba”, indicó Heynckes y añadió, “así es como hay que estar los 90 minutos: con ganas, pasión y fuerza. Entonces el equipo habría tenido otra cara.”

Saltan las alarmas